Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barberá duplicó la contratación irregular en 2011, según la auditoría municipal

El informe pone graves reparos y observaciones significativas a una cuarta parte del gasto

El gobierno local dice que son expedientes tramitados sin fiscalización previa ua regularizados

El Ayuntamiento de Valencia duplicó en 2011 el volumen de contrataciones irregulares, según la auditoría municipal que dieron a conocer los grupos del PSPV y EU tras la Comisión de Hacienda.

Los auditores reconocen que el número de expedientes de subvenciones y transferencias que se gestionaron mal pasaron del 8 al 13%. Los reconocimientos extrajudiciales de créditos (gasto fuera de presupuesto) se dispararon de los 57 a los 124 millones de euros y uno de cada cuatro expedientes tramitados mereció graves reparos u observaciones significativas por parte del auditor. En volumen, un 26,7% del total del gasto del Consistorio.

En uno de cada cuatro expedientes, la auditoría constató que no habian habido procesos de contratación, lo que representa el 20% del volumen de gasto. Otra de las salvedades que destaca el informe es el sistema irregular de encargos a las contratas municipales, que afectó el año pasado al 16,5% de expedientes y a un volumen de gasto del 22%.

Las inversiones se adjudicaron, en cerca del 20% de los expedientes, sin procesos de contratación, mientras que por encargo a las contratas se tramitó el 40% de los mismos (37,80% del volumen de gasto).

Para el concejal socialista Pedro M. Sánchez, estos datos “demuestran un año más el descontrol absoluto de la gestión municipal", donde se aprueban gastos sin contrato o cobertura presupuestaria. "Esto no es responsabilidad de la crisis económica", enfatizó el edil.

Rosa Albert, concejal de EU, calificó la auditoría de “auténtico varapalo” para la alcaldesa Rita Barberá. Según sus cálculos, el 40,6% del gasto presupuestario de 2011, que ascendió a 457,4 millones de euros, ha recibido una observación significativa por parte de la Intervención Municipal, es decir, “un total de 185.861.405 euroscuentan con reparos por parte del interventor”. "Si nos preocupaba, y mucho, la falta de capacidad de obtener ingresos por parte del Ayuntamiento por distintos motivos, el cómo se está ejecutando el gasto nos preocupa mucho más tras ver el presente informe", ha observado.

El concejal delegado de Hacienda, Silvestre Senent, reconoció la existencia de los reparos de la auditoría en expedientes tramitados sin fiscalización previa, pero añadió que el hecho “está subsanado y convalidado por el órgano competente".

Penalizar la falta de diligencia en la tramitación de expedientes

El Ayuntamiento de Valencia congelará todos los impuestos municipales, ha dicho el vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, que en las Bases de Ejecución del Presupuesto "se incluirá como novedad la penalización de la falta de la diligencia requerida en la tramitación de los expedientes" que se tramitan en los diferentes departamentos municiales.

El concejal de Hacienda, Silvestre Senent, ha señalado por su parte, sobre los "reparos" de Intervención reflejados en la Auditoría municipal, que "se trata principalmente de expedientes tramitados sin fiscalización previa, pero el hecho está subsanado y convalidado por el órgano competente".

Así lo ha indicado Senent después de que el concejal del grupo municipal socialista Pedro M.Sánchez haya asegurado que la auditoria de 2011 ha revelado que el Ayuntamiento duplicó el volumen de contratación irregular en 2011, con respecto al ejercicio anterior y que el número de expedientes de subvenciones y transferencias irregularmente gestionadas pasó del 8,50% de 2010 al 13,60% en 2011 mientras que el volumen de gastos se elevó de 12,70% a 31,40%.

Senent ha aclarado que la responsabilidad corresponde al centro gestor, y que desde el Area de Hacienda se ha dado orden a Intervención para que se incorpore a las Bases de Ejecución del Presupuesto de 2013, un procedimiento "más estricto y con reducción de plazos para la presentación de facturas".

En relación con esta cuestión, el vicealcalde Grau ha anunciado que en las Bases de Ejecución del Presupuesto "se incluirá como novedad la penalización de la falta de la diligencia requerida en la tramitación de los expedientes" que se tramitan en los diferentes departamentos municiales, y ha apuntado que con esta medida se pretende que la tramitación no se alargue en el tiempo excesiva o innecesariamente, y que se mejore la gestión.

Con respecto a los impuestos, Grau ha subrayado, tras la Comisión de Hacienda celebrada este martes, que las tasas municipales "no se modifican en absoluto, es decir, se congelan todos los impuestos municipales, y cuando decimos que se congelan quiere decir que lo mismo que los ciudadanos pagaron por el IBI, por el impuesto de vehículos o por el ICIO el año pasado, pagarán este año".

El vicealcalde ha remarcado que se ha tomado esta medida porque "desde el equipo de gobierno municipal consideramos que es importante, en la situación económica en la que estamos, dejar el máximo de dinero posible en el bolsillo de los ciudadanos".

En respuesta a las críticas de PSOE y EU, Alfonso Grau ha contestado que negarlo porque se bajó la bonificación del 5 al 2% y que eso supone un aumento del 3, es un "sofisma". "Primero porque fue el año pasado cuando se bajó, y por lo tanto este año gracias a la congelación del impuesto se pagará lo mismo exactamente que el año pasado", ha dicho.

"En segundo lugar porque la bonificación afectaba a unos cuantos contribuyentes, no a todos, y se ha reducido, pero no es un aumento. Porque los que no tenían la bonificación, ni la tenían antes, ni la tienen ahora, y por lo tanto van a pagar exactamente lo mismo", ha recalcado.

En cuanto a las tasas y precios públicos, el vicealcalde ha resaltado que, "teniendo en cuenta que obedecen a una contraprestación de un servicio --como puede ser la ocupación de vía pública y demás--, se actualizan en el IPC, que además es lo que corresponde, puesto que se trata de aprovehamientos lucrativos, en mayor o menor medida, y que deben tener su contrarestación".

Sobre la decisión de la Conselleria de Educación de anular distintas licencias para la construcción de centros educativos en la ciudad, Alfonso Grau ha manifestado que entienden que la administración educativa "querría poderlos construir pero se lo impide por el momento la situación económica".

"Suponemos que se acometerán más adelante y, en todo caso, entiendo que son las Cortes valencianas el lugar donde se debaten estos asuntos porque es donde están las competencias", ha agregado.