Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre: “Llevo esperando este momento 30 años”

"Pueden estar tranquilos los madrileños porque Madrid hará lo que tiene que hacer", afirma

Primer acto de Esperanza Aguirre desde su sorprendente anuncio de dimisión hace ocho días: la investidura de su sucesor, Ignacio González. La primera sesión del debate, que concluye mañana con la votación, ha dejado una imagen cargada de simbolismo: la expresidenta de la Comunidad de Madrid al mando su propio coche con Ignacio González sentado en el asiento del copiloto. Aguirre, a la que se ha dirigido González en muchas ocasiones a lo largo de su discurso, ha confesado que se encuentra "estupendamente bien" de salud y que llevaba esperando este momento "30 años".

La aparición de Aguirre en la Asamblea regional, 10 minutos antes de que comenzara la sesión, conduciendo un Toyota Auris de color gris, ha provocado un gran revuelo que ha llegado a eclipsar la de González. En realidad, ha llegado sola y el candidato ha salido a la puerta de la Asamblea a recibir a la que hasta el lunes pasado fue su jefa durante los últimos 20 años. González se ha sentado en el asiento de al lado del coche para acompañarla a aparcar.

"Después de tantos años subida al coche oficial"

"Lo voy a dejar aquí, porque si aquí aparcaba Simancas (exportavoz del PSOE en la Asamblea) pues yo puedo aparcar aquí", ha comentado Aguirre cuando alguien le ha aconsejado que metiese su vehículo en el aparcamiento de la Asamblea en lugar de dejarlo en la entrada. Antes de bajarse del coche, Aguirre, que no encontraba sus gafas para ver de cerca, ha comentado algo nerviosa que ayer fue a llevar a su nieto a la consulta y aparcó "de maravilla". Está "impresionada" de que no se le haya olvidado conducir "después de tantos años subida al coche oficial".

Al bajar del vehículo, Aguirre —con muy buena cara tras unos días de descanso en Ibiza— ha comentado a decenas de medios de comunicación que le esperaban que venía de hacerse una revisión médica del hospital Gregorio Marañón y que, a la espera de lo resultado de unos análisis, todo está "estupendamente bien".

Ha comentado además que hoy era "un día muy emocionante y muy especial" para ella y que llevaba esperándolo "desde el primer día". "Hace 30 años que me fui para tres y pasaron 30", ha indicado, en referencia a la excedencia que pidió para dedicarse a la política. Ha deseado "mucha suerte" a su sucesor y ha garantizado a los madrileños que "su experiencia, dedicación, su capacidad de trabajo y su enorme voluntad de acertar" hará que tengan "el mejor Gobierno".

"Los micrófonos conmigo tienen una mina. Ahora ya no voy a dar ruedas de prensa. ¿Se os ha olvidado eso?", ha comentado a los periodistas, no sin antes precisar que no creía que hoy hubiese "sorpresas" en el discurso de González porque "hace poquísimo se ha hecho un debate del estado de la región". "Estoy muy tranquila y los madrileños pueden estar tranquilos y seguros de que este Gobierno de Madrid hará lo que tiene que hacer", ha asegurado la expresidenta.

Los elogios de Gallardón

En medio de una avalancha de cámaras de televisión y fotógrafos, Aguirre ha posado con el candidato y con los otros dos expresidentes, Joaquín Leguina y Alberto Ruiz-Gallardón, ante el cuadro de Antonio López situado en el atrio de la Asamblea. La expresidenta ha intercambiado afectuosos saludos, especialmente con el ministro de Justicia que no ha dejado de abrazarla y de saludarla cariñosamente.

El expresidente  socialista (1983-95) ha contado que acudía al debate de investidura de González "con ánimo institucional. A estas cosas es preciso venir", aunque ha añadido que no esperaba muchas sorpresas. Preguntado por su opinión de que ni el presidente madrileño ni la alcaldesa de la capital hayan sido cabezas de cartel electoral, ha dicho que le parece "correcto". Gallardón, que ha dado un fuerte abrazo a González después de años de desavenencias, ha señalado que González asumirá esta semana las riendas del Gobierno regional en "un momento ciertamente difícil" pero que está "convencido" de que lo hará "estupendamente bien".

Aguirre ha seguido el acto desde la tribuna de invitados, sentada entre los otros dos expresidentes. Allí han estado también la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y el ex alcalde de la ciudad José María Alvarez del Manzano, líderes sindicales y empresariales, diputados nacionales y el presidente de la CEIM, Arturo Fernández. Durante su discurso, los guiños de González a Aguirre han sido constantes, hasta el punto de que se ha emocionado y ha llorado hablando de ella. La bancada la ha ovacionado, con Aguirre puesta en pie desde la tribuna. “Me parece bien que los hombres también lloren”, ha opinado al respecto Aguirre, que ha correspondido a los cariños de González: “Es un hombre de Estado, me han gustado mucho las referencias a España”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información