Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prueba para cotejar la voz de Correa, Pérez y Crespo con las cintas

Dos empresarios de la construcción declaran que pagaron a Orange Market por trabajos reales

Los principales imputados del caso Gürtel tienen que participar este miércoles en una prueba para cotejar su voz con la de las grabaciones de las conversaciones intervenidas durante la instrucción del caso. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana ha citado a Francisco Correa, cabecilla de la trama, a Pablo Crespo, su número dos, a Álvaro Pérez, El Bigotes, responsable de la matriz de la red en Valencia, y a Cándido Herrero, consejero delegado de Orange Market, a participar en una prueba que tiene por objeto verificar que la voz de los encausados es la misma que la de las grabaciones. La prueba se realiza a petición del fiscal después de que en mayo pasado los principales imputados del caso se negaran durante su comparecencia a declarar. El TSJ instruye la parte del caso Gürtel que investiga la presunta financiación irregular del PP a través de contratos con la Generalitat valenciana y con pagos de constructoras contratistas con esa administración.

Al menos uno de los abogados de los imputados ha solicitado que la prueba no sea presencial, es decir, que los imputados no tengan que desplazarse hasta Valencia para el peritaje. Eso con independencia de que la principal línea de defensa de los imputados se basa en perseguir la nulidad de la instrucción puesto que una parte de las conversaciones intervenidas fueron anuladas porque afectaron a las conversaciones en prisión entre algunos imputados y sus abogados. No obstante, las grabaciones realizadas durante la instrucción siguen siendo válidas y figuran en el sumario.

Por otra parte, este lunes comparecieron ante el magistrado José Ceres otros representantes de empresas implicadas en la causa. Todos ellos negaron cualquier irregularidad y declararon que los pagos efectuados a las empresas de Correa se correspondían con trabajos realizados para las constructoras y no una fórmula para financiar al PP a través de Orange Market, la firma de El Bigotes que realizaba la mayoría de los actos electorales de los populares.

Si en julio pasado desfilaron por el TSJ Enrique Gimeno, presidente de Facsa, Enrique Ortiz, de Ortiz e Hijos Contratistas de Obras, y Vicente Cotino, ayer dieron cuenta ante el juez como imputados de su relación con Gürtel Gabriel Alberto Batalla, representante de Lubasa, y Alejandro Pons, de Piaf SL. Están acusados en dos de las piezas separadas del caso, una referida a un presunto fraude electoral en 2007 y a un delito de falsedad en 2008. También declaró como testigo, José Beviá, delegado en Valencia de Ortiz e Hijos.

Pons explicó que solo le preguntaron por un único pago efectuado a Orange Market, por 22.000 euros. Aseguró que la firma de El Bigotes hizo unas vallas publicitarias para Piaf. Un trabajo puntual del que solo acreditó la factura, puesto que no guardaba, dijo, pruebas documentales del trabajo realizado.

Más información