La Junta aborda el lunes con un grupo chino su instalación en Delphi

La multinacional asiática produce componentes de automoción Los extrabajadores de la factoría muestran cautela ante las negociaciones

Dos antiguos trabajadores se abrazan en el aniversario del cierre de Delphi en 2008.
Dos antiguos trabajadores se abrazan en el aniversario del cierre de Delphi en 2008.Eduardo Ruiz

Las negociaciones entre la Junta de Andalucía y la empresa de automoción china que desea ubicarse en los terrenos de la antigua factoría de Delphi en Puerto Real se intensificarán la próxima semana. La multinacional, dedicada a la fabricación de componentes de automoción —la misma actividad que desarrollaba Delphi—, expondrá su oferta y sus condiciones el lunes en un encuentro con representantes de la Administración autonómica. La Junta se niega a facilitar el nombre de la empresa.

Esta reunión debe servir para despejar los flecos que aún quedan en el aire sobre las condiciones de la instalación o los incentivos. Si las conversaciones prosperan, la empresa podría anunciar su desembarco en la bahía de Cádiz para mediados de 2013. Sin embargo, Junta y sindicatos insisten en mostrar cautela para evitar decepciones.

Los representantes de los extrabajadores de Delphi supieron de este próximo movimiento de la empresa asiática en una reunión de la mesa de seguimiento que tuvo lugar este viernes. En principio, la cita se había convocado para hablar del plan de formación al que están acogidos quienes aún no han encontrado una salida tras el cierre de la factoría en 2007. Este plan concluye el próximo día 30 de septiembre. Pero ante la expectativa generada por el anuncio de la multinacional, el encuentro se pospuso unos días a la espera de tener más información. Los detalles y, sobre todo, la decisión final de la empresa, se hará esperar, al menos, hasta la próxima semana.

Las negociaciones sobre el futuro del plan de seguimiento también han quedado aparcadas por unos días. Los sindicatos representados en la mesa de seguimiento han convocado al colectivo de extrabajadores a una asamblea el miércoles en la que deberán presentar un borrador sobre lo que quieren pedirle a la Junta.

Antonio Montoro, representante de los trabajadores, es consciente de que la actual situación económica obliga a plantear soluciones más baratas que las actuales: “El compromiso de recolocación continúa, eso está claro, pero tenemos que ver qué se hace mientras, si se busca una formación más especializada, si se hacen contratos en prácticas; y buscar fórmulas más económicas”. Actualmente, los casi 600 exempleados que no han encontrado empleo ni se han podido acoger a una prejubilación o a una baja por incapacidad reciben un salario a cambio de asistir a cursos formativos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS