La Generalitat presenta su hoja de ruta para luchar contra la pobreza

El documento, de 56 páginas, podría entrar en vigor el próximo año

El consejero de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, ha presentado este miércoles el documento de bases del pacto por la lucha contra la pobreza en Cataluña. Es un texto de 56 páginas que marca la hoja de ruta de la Generalitat en las políticas para reducir la exclusión social, especialmente la que afecta a la población infantil. El documento lo empezó a elaborar hace un año una comisión de expertos formada por técnicos de la Generalitat y las entidades sociales, y se prevé que sea aprobado por el Parlament el próximo año.

La primera parte del documento realiza una fotografía de la situación actual de la pobreza en Cataluña, que alcanzó el 19,9% en 2010 (las últimas cifras recogidas por el Instituto de Estadística de Cataluña). Pero la situación más crítica es la que se refiere a la pobreza infantil, que ya afecta a uno de cada cuatro menores (25%). Esto ha llevado a Cleries a afirmar que la lucha contra la pobreza no es tanto una cuestión de aportación de recursos económicos por las Administraciones como de oportunidades. “Tenemos que conseguir asegurar la igualdad de oportunidades para todos desde edades tempranas”, ha defendido el consejero.

El documento está formado por ocho ejes básicos con los que se quiere erradicar, especialmente, la pobreza crónica, enquistada en alrededor del 19% desde hace años, incluso en la época de bonanza económica. La primera de las líneas se dirige a asegurar la cobertura de las necesidades básicas de alimentación, incluyéndolas en la cartera de servicios sociales.

También se busca incidir en el ámbito sanitario (adaptando el sistema al crecimiento de las enfermedades crónicas), en la vivienda (promocionando el alquiler social y reaprovechando los pisos vacíos) y en el económico (garantizando que todas las personas tengan unos ingresos mínimos que les permitan vivir con dignidad). Otros aspectos que tiene en cuenta el documento son el formativo (el objetivo es reducir el fracaso escolar), el fomento de las políticas activas de ocupación y la potenciación de las redes familiares, sociales y comunitarias.

El documento hace hincapié en la lucha contra la pobreza infantil mejorando las vías de detección, acercando los equipamientos públicos a las familias más desfavorecidas, reforzando los recursos de las escuelas de las zonas más pobres, priorizando el acceso de los menores en riesgo de exclusión a actividades de ocio y culturales, y mejorando los recursos asistenciales y las ayudas a los niños con problemas.

La Generalitat destina este año 427 millones de euros a luchar contra la pobreza desde diferentes perspectivas (laboral, vivienda...). De ellos, 152 millones los gestiona el Departamento de Bienestar Social.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS