Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno garantiza la protección de la flota que faena frente a Gibraltar

El secretario de Estado de Pesca estudia otras medidas de presión

Fabián Picardo, en Sevilla.
Fabián Picardo, en Sevilla.

La Guardia Civil seguirá acompañando a la flota española que faena en aguas en torno a Gibraltar, y el Gobierno estudiará otras medidas si no cesan las “hostilidades” hacia estos barcos por parte de las autoridades del Peñón, según dijo este martes el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, tras reunirse en Madrid con el portavoz de los armadores, Pedro Maza, y representantes de los ministerios de Interior, Defensa y Exteriores.

Domínguez, quien apuntó que los pescadores “no pueden faenar con normalidad”, recalcó que el Ejecutivo sostiene que, de acuerdo con el Tratado de Utrecht, las aguas no se han cedido al Peñón y la flota está trabajando dentro de la legalidad.

Maza, el portavoz de los 70 barcos que componen la flota artesanal de estas aguas, aseguró por su parte: “En ningún caso se va a aceptar por parte del sector y, por supuesto, por parte del Gobierno, que Gibraltar quiera imponer licencias para pescar en las aguas en las que habitualmente faenan nuestros barcos”. El también presidente de la Federación de Asociaciones Pesqueras de Andalucía insistió: “Lo que nos ha dicho el Gobierno es que sigamos pescando como hasta ahora”.

En la reunión —a la que también asistieron los alcaldes de Algeciras y La Línea, José Ignacio Landaluce (PP) y Genma Araujo (PSOE)—, se acordó que los ayuntamientos pondrán a disposición del patrón del Divina Providencia, Francisco Gómez, los servicios jurídicos que le sean necesarios. Gómez ha sido citado ante la Corte de Justicia de Gibraltar por los incidentes de este verano. Domínguez indicó a este respecto que el Gobierno español “no reconoce ni la legislación por la que se ha presentado, ni la competencia de esos tribunales para imponer ninguna sanción”. Por este motivo, no puede adoptar ninguna asistencia oficial al patrón, ya que Gibraltar “carece de competencia" para juzgarlo por hechos que son legales en el Derecho español”.

Según aseguró Leoncio Fernández, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de La Línea, durante las conversaciones con no se ha dicho nada, sobre si debe o no acudir. “Será una decisión propia”, agregó. Decisión que, no obstante, ya ha tomado el patrón del marisquero linense, quien el martes anunció: “Estaré a las 10.00 del viernes en los juzgados de Gibraltar para responder de los delitos que se me acusan, porque yo no he matado a nadie y por pescar no creo que me vayan a encarcelar”. El patrón del Divina Providencia debe responder a la imputación de delitos por desobediencia (navegar de forma temeraria y en aguas británicas).

Pedro Maza volvió a insistir en que todos los que componen la mesa saben que el problema es político. “Desde el primer día, venimos diciendo quienes estamos sufriendo esta situación, que no se trata de un conflicto pesquero o medioambiental”, apostilló.

Tanto el alcalde de Algeciras como su homóloga en La Línea, insistieron en la necesidad de mantener unas buenas relaciones de vecindad entre las poblaciones de ambos lados de la verja. Aunque defendieron por encima de todo los intereses de la flota, de la que dependen unas 300 familias de los dos municipios.

"Retórica"

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, instó este martes al Gobierno a buscar una solución al largo plazo del conflicto pesquero, al tiempo que pidió al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, que se piense de nuevo su política en relación a hablar con las autoridades del Peñón. Antes de intervenir en un almuerzo-coloquio organizado por el Foro Andalucía Siglo XXI, Picardo señaló que no se debe caer en la trampa de convertir el conflicto en una oportunidad para “hacer retórica y declaraciones llamativas”, en lugar de que buscar soluciones estables.

Recordó que el programa electoral de su partido recoge el compromiso de que “la ley de Gibraltar” se debe cumplir tanto en relación a pesca como en otros asuntos. “Cuando se envía la Guardia Civil a aguas gibraltareñas, el conflicto ya no es pesquero, sino que hay un intento de ejercer jurisdicción en territorio británico-gibraltareño”, sostuvo.

Picardo dijo que es necesario “no elevar la tensión” y señaló que los cuerpos de seguridad de España y Gibraltar tienen “muchas cosas mejor que hacer que estar alrededor de pequeños pesqueros”. “Si hay un incumplimiento de la ley de Gibraltar, tiene que asistir la policía de Gibraltar, esto en los medios españoles se llama hostigamiento, pero yo no creo que acercarse a un señor y decirle que no debe de estar aquí pescando, sea hostigar. No creo que estemos hostigando a nadie”, precisó. En cuanto al acuerdo de 1999, Picardo consideró que este era “un no acuerdo” porque “incumplía la ley de Gibraltar”. “Por ahí no entro”, dijo.