Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La principal galería de Galicia echa el cierre por problemas económicos

SCQ cuenta con una cartera de prestigiosos artistas internacionales y gallegos

Instalaciones de la galería compostela SCQ durante una muestra del artista portugués José Pedro Croft.
Instalaciones de la galería compostela SCQ durante una muestra del artista portugués José Pedro Croft.

La crisis económica comienza a cobrarse sus primeras víctimas en el mundo del arte. La galería compostelana SCQ, con una trayectoria de 15 años en la que se ha convertido en una referencia imprescindible para poder ver en Galicia la obra de destacados artistas internacionales, se ve abocada al cierre por problemas para financiarse. Su responsable, Adolfo Sobrino, confirma que han tenido que suspender la programación prevista de aquí a fin de año y que “salvo un milagro” tendrán que echar el cierre definitivo a principios de 2013.

“Teníamos que afrontar pagos por valor de 200.000 euros para poder estar presentes en distintas ferias de arte el año próximo y no estamos en condiciones de hacerlo. Además, hemos tenido que renunciar a traer a algún artista importante. En estas condiciones es imposible seguir”, explica Sobrino.

La galería abrió sus puertas en 1997. Durante seis años incluso contó con otra sede en Vigo aunque este espacio se cerró en 2005. Tras la apertura de su nueva sede en el Ensanche de Santiago hace unos años acentúo su apuesta internacional. Entre los artistas a los que representa SCQ se encuentran los portugueses José Pedro Croft y Rui Chafes, el brasileño Irán do Espíritu Santo, y los gallegos Manuel Eirís y Jorge Barbi. Además, dos de nuestros artistas más destacados, Antón Lamazares y Francisco Leiro, también exponían ocasionalmente en SCQ.

Sobrino señala que en los últimos tiempos apenas han podido realizar ventas y que cada vez se encuentran con más dificultades para obtener ingresos, dadas las dificultades económicas que también afectan a muchos coleccionistas de arte, tanto particulares como empresas. Por ejemplo, la galería contaba entre sus clientes a varias entidades financieras que han dejado de comprarles en los últimos tiempos. SCQ está intentando organizar una exposición con obras de sus artistas para las próximas semanas que, probablemente, será la última.

La desaparición de ayudas públicas, como las que mantenía el Igape para apoyar a las galerías que acudían a las ferias de arte, tampoco ha ayudado a facilitar la continuidad del proyecto de SCQ. La galería solía participar en diversas ferias que se celebran dentro y fuera de España. El Centro Galego de Arte Contemporáneo (CGAC), que contribuye a financiar a las galerías a través de la compra de obras, no les había comprado piezas en los últimos tiempos.

<CS9>El crítico y comisario David Barro considera que el cierre de SCQ es la “peor noticia” para el arte gallego ya que era un proyecto que había conseguido significarse como propuesta de calidad incluso fuera de España. “Su programación última superó a las de los principales museos e instituciones. Me entristece el cierre de cualquier galería pero en este caso perdemos mucho más: la sensación de que las cosas bien hechas no encuentran suficiente apoyo en nuestro contexto. Como casi siempre, la utopía de dejar de ser periferia se desmorona”, indica Barro, quien considera que el momento es “especialmente frágil” para el arte y pueden llegar más cierres.

Inés Ramiro, responsable de la galería viguesa Ad Hoc, lamenta “profundamente” el cierre y advierte que la situación económica está llevando a otras galerías a desplazarse a Madrid. “El cierre de una galería afecta a mucha gente que trabaja a su alrededor”, concluyó.