Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jerez finaliza la vendimia con una caída de la producción del 25%

La denominación solventa el problema de excedentes

Dos vendimiadores en Jerez.
Dos vendimiadores en Jerez. efe

La vendimia en el marco de Jerez se da por concluida con una producción final de algo menos de 47 millones de kilos de uva, frente a los 63 millones de la pasada campaña, lo que supone en un descenso del 25%. Aunque el principal motivo de la caída ha sido la sequía, la disminución de hectáreas plantadas, de 7.200 a 6.900 este año, también ha influido en el resultado final. La producción por hectárea se ha situado en siete toneladas, frente a las nueve habituales.

Desde el Consejo Regulador del vino hablan de una cosecha corta, pero de alta calidad, tanto por la elevada concentración de azúcar en la uva como por su acidez. Con estas cifras, la denominación de origen Jerez se enfrenta, después de muchos años, a una situación deficitaria. Por primera vez el marco va tener que acudir al stock de las bodegas para atender las necesidades del mercado. El déficit de producción no es ligero, toda vez que en esta campaña se alcanzarán las 50.000 botas, mientras que se precisan 85.000 para cubrir las exportaciones. A medio plazo esto no supone un problema, ya que el marco cuenta con existencias para atender las ventas de cuatro años y medio, pero, de continuar la pérdida de superficie y la sequía, sí puede representarlo en el futuro.

El Consejo Regulador dice que es una cosecha corta, pero de alta calidad

En cualquier caso, el director general de la institución vinícola, César Saldaña, hace un llamamiento para que no se inicie una plantación indiscriminada de viña. En este sentido, recuerdan que hay 525 hectáreas bloqueadas para un estudio sobre mosto concentrado que estarán operativas de nuevo en 2014.

A nadie se le escapa además que el sector lleva años tratando de corregir el que ha sido su principal problema, un excedente que triplicaba las ventas y que ha provocado la caída libre del precio tanto de la fruta como de la botella de vino, quedándose sin margen de beneficio viticultores y bodegas.

En términos absolutos, serán los finos y las manzanillas los productos más afectados por este descenso de la producción. La denominación de origen Jerez, la más antigua del país (1933), espera comercializar esta campaña 42 millones de botellas en los cinco continentes.