Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un plan para montar una TV autonómica más afín al PP

Mediamed, del imputado en el caso Gürtel Ulibarri, se hizo con el control de adjudicatarias de 13 demarcaciones

Los 42 canales privados finalmente adjudicados por el Consell fueron a parar en su mayor parte a medios de comunicación afines al PP. La empresa más beneficiada fue Mediamed Comunicación Digital, de José Luis Ulibarri, que fue constituida meses antes de resolverse el concurso y acabó recibiendo adjudicaciones en 13 de las 14 demarcaciones.

Sin embargo, Mediamed no fue concesionaria de ninguna de ellas. Su interposición para acabar acaparando todo el territorio valenciano con el ánimo de conformar otra televisión autonómica afín a los postulados del PP consistió en tomar más de la mitad del capital social de Mediterránea Informativa Televisión (Gandía), Comercial Alyma (Vinaròs), 43 TV (Alcoi, Elda y Benidorm), Comunicación Audiovisual Editores (Alicante, Elche y Orihuela-Torrevieja) y Telecomarca (Valencia y Ontinyent-Xàtiva), y el 33% de TV Castellón Retransmisiones, las mercantiles que realmente acudieron al concurso. La marca resultante de agrupar a las 13 televisiones fue Tele 7 y en la tramitación y asesoramiento de todo el proceso, siendo Ana Michavila jefa de gabinete de Francisco Camps, intervino Eius Abogados, el gabinete jurídico de su hermano, el exministro José María Michavila.

Sin embargo, la realidad del negocio televisivo y la caída en desgracia del empresario que impulsó Mediamed, José Luis Ulibarri, abonaron el terreno sobre el que ha surgido una sentencia que pone en un serio aprieto al Consell de Alberto Fabra, que no gana para sobresaltos. La empresa acabó en concurso de acreedores y su impulsor, imputado en Gürtel.

Tras las adjudicaciones de TDT, Ulibarri resultó adjudicatario de diferentes obras en la Comunidad Valenciana por un valor de 70 millones de euros.