Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Badalona irá a juicio por los panfletos contra los gitanos rumanos

La Audiencia de Barcelona ordena reabrir la causa contra García Albiol, archivada en dos ocasiones

Xavier García Albiol.
Xavier García Albiol.

Todo indicaba que el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol (PP), había dejado atrás sus líos judiciales por los panfletos xenófobos que repartió en la ciudad hace dos años, antes de alcanzar la alcaldía, pero no es así. El caso ha sido archivado en dos ocasiones, las mismas que ha sido reabierto. Hace unos días, la Audiencia de Barcelona dictó un auto en el que revoca el archivo y obliga a la juez instructora a seguir con el proceso, lo que implicará, con toda probabilidad, que García Albiol sea juzgado.

En abril de 2010, poco antes de las elecciones autonómicas, García Albiol visitó la Salut, un barrio de la periferia de Badalona. Allí repartió unos dípticos en los que aparecía la foto de unos rumanos de etnia gitana junto a una pregunta ("¿tu barrio es seguro?") y una afirmación ("no queremos rumanos"). Dentro del panfleto se exhiben otras imágenes junto a una serie de conceptos clave (inseguridad, suciedad, delincuencia, incivismo) que Albiol ha usado en su trayectoria política para alcanzar la alcaldía.

El fiscal de delitos de odio de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, abrió una investigación y tomó declaración a García Albiol. Pero tuvo que inhibirse cuando SOS Racismo interpuso una querella y el caso quedó en manos de una juez de Badalona. Esta archivó en un primer momento el caso, pero la Audiencia de Barcelona le ordenó reabrirlo y tomar declaración como imputado al edil por incitación al odio racial.

En septiembre del año pasado, García Albiol admitió que quizás había cometido "algún exceso verbal", pero negó haber cometido delito alguno. Además de los panfletos, la querella de SOS Racismo incluía declaraciones públicas en las que el alcalde popular se refirió a los gitanos rumanos como una "plaga" que había llegado a la ciudad "exclusivamente a delinquir".

El pasado mes de junio, la juez concluyó que no apreciaba indicios de delitos y dictó el sobreseimiento del caso. SOS Racismo interpuso un recurso, al que se adhirió el fiscal, que ahora ha sido admitido por la Audiencia de Barcelona. Esta ha ordenado reabrir el caso y dictar un auto de procedimiento abreviado, el paso previo para celebrar el juicio. Cuando este trámite esté listo, las acusaciones deberán pedir la pena que consideren para el alcalde.