Elecciones gallegas

El PSdeG cierra sus listas tras un duro debate interno

Un acuerdo de última hora desactiva el conflicto abierto con los socialistas de A Coruña, pero no evita los enfrentamientos en el comité nacional

Tras cerrar su pacto, Caamaño (izquierda) y Vázquez se saludan a la entrada del Comité Nacional.
Tras cerrar su pacto, Caamaño (izquierda) y Vázquez se saludan a la entrada del Comité Nacional.ANXO IGLESIAS

La tensión se prolongó hasta primera hora de la tarde, con negociaciones y constantes tiras y afloja. La dirección del PSdeG coruñés estaba dispuesta a llevar la batalla por las listas al comité nacional, máximo órgano entre congresos, e incluso convocó a su ejecutiva en el mismo hotel de Santiago donde el máximo órgano del partido entre congresos debía decidir las candidaturas a las elecciones autonómicas del próximo 21 de octubre. El propósito era hacer fuerza para que la dirección gallega no alterase la lista aprobada por el partido en A Coruña y promovida por su líder provincial, Francisco Caamaño. En el último momento se evitó el choque total. Pero la reunión del comité nacional se prolongó durante más de cinco horas, en un clima de enfrentamiento y alta tensión, según relataron asistentes al encuentro. Ya rebasada la medianoche, las candidaturas se aprobaron con un 88% de votos favorables (218 frente a 33). Importantes agrupaciones, como las de la ciudad de Ourense o la de la comarca de Ferrol, sin embargo, optaron por ausentarse de la votación para mostrar su disconformidad.

Caamaño y el secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, habían impedido la confrontación con un acuerdo que en apariencia dejó satisfechas a ambas partes. Vázquez logró situar en el número dos de la lista al exconselleiro José Luis Méndez Romeu, coordinador del programa electoral del PSdeG, que Caamaño había dejado fuera. A cambio, el exministro mantuvo a su hombre de confianza, el secretario de Organización provincial, Emilio Vázquez, y  consiguió que la dirección gallega desistiese de introducir al diputado en la última legislatura José Manuel Lage Tuñas, en cuyo apoyo se había desatado una importante movilización en las redes sociales.

Con el acuerdo, Vázquez se evitó un serio conflicto en plena precampaña, aunque queda por ver cómo afectará este enfrentamiento a sus futuras relaciones con el exministro de Justicia. A continuación se reunió el comité nacional para dar su aprobación definitiva a las listas y ahí se sucedieron los reproches - en ocasiones en términos muy airados, según las fuentes consultadas- y los momentos de tensión. El pacto entre Caamaño y Vázquez fue objeto de crítica por buena parte de los 55 miembros del comité que pidieron la palabra. Demasiadas intervenciones, en opinión del ex vicesecretario general del PSOE José Blanco, quien consideró que ese tipo de debates favorece los intereses del PP.

Pese a la advertencia de Blanco, nadie renunció a su turno, y el comité acogió numerosas intervenciones críticas con unas listas que muchos consideraron fruto de un pacto entre barones. Según los dirigentes consultados, gran parte de los ataques se concentró en Caamaño, que soportó un chaparrón de las agrupaciones coruñesas que se sienten marginadas en la lista. Vázquez salió mejor parado, aunque desde la ciudad de Ourense y la comarca de Arousa, entre otras, también recibió fuertes ataques por la composición de las candidaturas y por no haber respetado, según los críticos, la opinión de la militancia.

Las listas de Lugo y Ourense resultaron aprobadas tal cual fueron propuestas por las respectivas organizaciones provinciales, con Pachi Vázquez y Concepción Burgo al frente, respectivamente, mientras que en las de Pontevedra y A Coruña la comisión de listas efectuó cambios de última hora que contribuyeron a encrespar los ánimos en el comité nacional. Los puntos más conflictivos de las candidaturas fueron precisamante las dos en las que se introdujeron cambios. De un lado, A Coruña. Fruto del pacto sellado ayer mismo, ninguno de los tres representantes de la agrupación de la capital provincial en puestos de salida fue propuesto por la ejecutiva local, que dirige Mar Barcón. Y la propia Barcón hizo patente su malestar. La entrada de Méndez Romeu en el segundo puesto relegó a posiciones secundarias a María Debén, propuesta por la ejecutiva local coruñesa, que, ante lo que consideró un desaire, optó por retirarla.

Más información

El otro conflicto se produjo en Pontevedra, donde Vázquez subió a la coordinadora de su ejecutiva Carmen Gallego del séptimo al cuarto puesto y abrió un hueco en posición de salida a José Manuel Civeira, miembro de la ejecutiva nacional, lo que dejó sin ningún representante a la comarca de Arousa. En el número dos, tras el actual portavoz parlamentario, Abel Losada, se situó a la pontevedresa Patricia Vilán.

Vázquez soportó intervenciones muy críticas del exportavoz parlamentario Ismael Rego —también excluido— y la diputada saliente Dolores Rodríguez Amoroso, quien al mismo tiempo cargó contra Caamaño por el veto al que a su entender sometió a miembros del actual grupo parlamentario socialista.  La votación final arrojó un resultado concluyente, aunque buena parte de los miembros del comité nacional se había ido, bien por lo avanzado de la hora o por la decisión deliberada de boicotear las votaciones.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50