Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidenta del Parlament: "Un diputado no puede cobrar menos de 3.000 euros"

La presidenta del Parlament lamenta la congelación de los salarios de los diputados al afirmar que ella ya percibía esa suma en 2003

Nuria de Gispert, presidenta del Parlament.
Nuria de Gispert, presidenta del Parlament.

La presidenta del Parlament de Cataluña, la democristiana Núria de Gispert, ha encendido las redes sociales al afirmar que no se puede bajar más el sueldo a los políticos. En una entrevista a la emisora RAC-1, De Gispet ha contestado así cuando se la planteado el tema de los emolumentos que perciben los diputados: “En 2003 ya cobraba 3.000 euros como diputada. Actualmente, un diputado raso cobra 3.000 euros y han pasado nueve años. Cuando se habla de bajar el sueldo a los políticos, si lo bajamos más ya no sé cómo iremos”.

El comentario ha tenido un impacto tremendo en la Red y a las pocas horas ya se había convertido en trending topic en Twitter. De Gispert ha defendido en la entrevista que la Cámara catalana fue la primera institución desde el principio de la crisis en congelar varias veces el salario de los diputados, además de recortar drásticamente las partidas en viajes y en coches oficiales. La presidenta percibe un salario anual de 120.000 euros; los vicepresidentes, 92.000 y la Secretaría de la Mesa, 75.000.

Los ingresos de los diputados catalanes se congelaron en 2008 y en junio de 2010 sufrieron un primer recorte: el 15% para los miembros de la Mesa y los presidentes de los grupos parlamentarios; el 10% los portavoces y subportavoces de los grupos y el 8% para los diputados rasos. En 2012, los parlamentarios renunciaron a una paga extra que en el cómputo anual supone una disminución del 7,15% de sus ingresos.

De Gispert ha sostenido que un diputado raso percibe 3.000 euros mensuales, pero no ha añadido el complemento por dietas por desplazamiento, que aumenta considerablemente esa cantidad. Los diputados que viven en Barcelona y su área metropolitana cobran por ese concepto 20.000 euros; los que viven fuera de esa corona metropolitana y hasta 80 kilómetros de Barcelona, 26.000 euros; quienes tienen fijada su residencia entre 80 y 190 kilómetros, 28.000 y los que viven a una distancia mayor, 28.237.