Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libre el presunto jefe de los contrabandistas de tabaco de la Seu

El hombre se entregó ayer en las dependencias policiales de la ciudad

La policía registra los coches con tabaco de contrabando
La policía registra los coches con tabaco de contrabando

La juez de guardia de La Seu d’Urgell (Alt Urgell, Lleida) dejó ayer en libertad con cargos al supuesto cabecilla de la red organizada de contrabando de tabaco andorrano en la que está implicado el exconsejero de Gobernación de la Generalitat y exalcalde de la Seu, Jordi Ausàs.

Siguiendo los consejos de su abogado, el presunto implicado, Ramon Visensay, de 42 años, se entregó ayer por la mañana en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de la Seu d’Urgell. Estaba en busca y captura, y era el único de los 10 integrantes de la trama que no pudo ser detenido cuando la policía catalana precipitó los arrestos a mediados de julio pasado, al comprobar que los miembros de la red de importación ilegal ya habían descubierto que les estaban vigilando.

Según fuentes de la investigación judicial, Visensay asumía las funciones de “control y organización” de la red junto con su esposa, que sí fue detenida en julio, pero quedó en libertad tras pagar una fianza de 50.000 euros. Como ella, ninguno de los siete detenidos que ingresaron en prisión provisional permanece entre rejas. El último en abandonar el centro penitenciario de Ponent fue Julián G. M., el brigada de la Guardia Civil implicado, que pudo salir de la prisión el pasado 7 de agosto tras la decisión de la Audiencia de Lleida de anular su fianza de 140.000 euros por considerarla “excesivamente gravosa y desproporcionada”.

El exconsejero Jordi Ausàs, quien pasó dos días en la cárcel, tuvo que depositar la fianza más alta. En concreto, la juez le impuso 145.000 euros, al ver “indicios muy claros de pertenencia” a la trama. El abogado de Ausàs, Jordi Alís, espera que la detención de Visensay haga avanzar la investigación. “La acusación podrá tener acceso a la instrucción y nosotros podremos empezar a trabajar y a mover ficha”, declaró ayer el letrado.

En un auto que redactó la juez que dirige la investigación tras la operación policial destacó que Visensay “disponía de las llaves del aparcamiento que servía de almacén del tabaco de contrabando y muchas veces acudía acompañando a otros imputados”. Según la magistrada, el supuesto cabecilla redistribuía las cajas de tabaco en el aparcamiento, se encargaba del recuento y comparaba con los demás imputados los encargos recibidos.

El supuesto líder de la trama reside actualmente en Andorra y trabajaba en unos almacenes. Con su entrega, son ya 10 los detenidos por formar parte de este grupo organizado de contrabando de tabaco que llegó a mover hasta 120.000 euros en tan solo dos semanas.

Más información