Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El pirómano sabía muy bien lo que hacía”

Uno de los agentes forestales asegura que el incendiario provocó el fuego cerca de las urbanizaciones con la intención de evitar que los medios aéreos se concentraran en la masa arbórea de Valdemaqueda, compuesta por pinos y por numerosa maleza sin cortar

Los vecinos intentan domar a un par de caballos asustados por las llamas. Ampliar foto
Los vecinos intentan domar a un par de caballos asustados por las llamas.

“Es casi seguro que el incendio fue provocado, pues los tres focos se encontraban cerca de la carretera, y en lugares en los que no hay viviendas. La otra posibilidad es que varias personas cometieran la imprudencia de tirar tres cigarros a la vez, y eso es muy poco probable”, explica un agente forestal que participó en las labores de extinción del incendio, que no obstante matiza: “Pero hasta que no se lleve a cabo la investigación no podemos decir nada al 100%”. Así se expresa uno de los tres agentes forestales que detectaron el fuego en las inmediaciones de Robledo de Chavela y Valdemaqueda, pasadas las once de la mañana. “El pirómano sabía muy bien lo que hacía, pues uno de los tres focos, que después se convirtieron en dos, estaba situado muy cerca de una urbanización, que en parte se ha quemado. Los otros dos estaban en la masa forestal de Valdemaqueda, que está compuesta por pinos y por mucha maleza, por lo que es un auténtico polvorín”, explica este agente forestal, que sentencia: “Era cuestión de tiempo que pasara, pues cuando el fuego llega a las copas de los pinos el fuego es imposible de parar”.

La normativa vigente exige que en el momento en el que se detecta un incendio la prioridad pasa por poner a salvo las vidas humanas, “algo que es totalmente normal”. Este es el motivo por el que los helicópteros y los hidroaviones se concentraran en apagar el fuego más cercano a las urbanizaciones: “Y por eso durante mucho tiempo los agentes forestales no tuvimos apoyo aéreo, por lo que el incendio se extendió todavía más”, indican fuentes de la sección sindical de Agentes Forestales de la UGT, que sostienen que la virulencia del fuego impidió también que los medios terrestres pudieran actuar.

Este sindicato resalta además que los medios aéreos tardaron más de una hora en movilizarse: “Los forestales llamaron hacia las 11.30 pidiendo que acudieran los helicópteros, pero no fue hasta que llegaron los bomberos desde el parque de El Escorial cuando se tomó la decisión de sacar los helicópteros. Y se perdió un tiempo muy importante. Pero no es culpa de los bomberos, sino de la normativa vigente”, explican desde UGT, que lamentan además que el cercano embalse de Robledo de Chavela esté vacío por la filtración del agua del mismo tras una avería.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram