_
_
_
_

Vallejo atribuye la responsabilidad del fondo de los ERE a Empleo

“No se hicieron las cosas como se debía: con transparencia”, dice el exconsejero

Javier Martín-Arroyo
Francisco Vallejo, antes de la comparecencia en la comisión de investigación en los ERE.
Francisco Vallejo, antes de la comparecencia en la comisión de investigación en los ERE.JULIÁN ROJAS

“El problema es que no se han hecho las cosas como se debía: con transparencia y concurrencia pública”. La comparecencia en la comisión de investigación parlamentaria sobre los ERE de Francisco Vallejo, diputado y exconsejero de Innovación, Ciencia y Empresa (2004-2009), dejó este lunes perplejos a varios compañeros de filas. En principio, Vallejo desplegó una defensa a ultranza del procedimiento creado en 2001 por la Junta para conceder 647 millones en ayudas hasta 2010. El problema vino en el cuerpo a cuerpo.

Cuando comenzó su interrogatorio, Vallejo deslizó respuestas que entraban en colisión con la defensa cerrada del sistema, un argumentario que todos los altos cargos socialistas han defendido con mayor o menor vehemencia.

A pesar de mantener la legalidad del sistema, el exconsejero admitió que se percató de las transferencias de financiación un año y medio después de asumir el cargo, y desvió la vigilancia del mal uso del fondo hacia los exconsejeros de Empleo Antonio Fernández y José Antonio Viera, aunque sin nombrarlos: “Ese es el sistema que habían creado (…) Yo no me he inventado el sistema. Ya existía cinco años antes”, admitió ante las quejas de los diputados por la falta de transparencia.

Vallejo compareció porque la agencia Idea (perteneciente a Innovación) fue el órgano pagador de los expedientes que se tramitaban exclusivamente en Empleo. El interrogatorio no fue áspero como en ocasiones anteriores. Vallejo asentía ante las afirmaciones del diputado Rafael Salas (PP) y hasta se desprendía cierta connivencia entre ambos.

Ante las manifiestas irregularidades detectadas, Vallejo rechazó que tenga responsabilidad: “¿Por qué se va a convertir el consejero en el matador del director general de otra consejería? ¿Hay una ley que me autorice o me obligue? Dígame qué es lo que podía hacer”, le espetó a la diputada de IU Alba Doblas. Esta atacó uno de los principales argumentos de los socialistas, que el sistema de ayudas no era opaco porque el Parlamento aprobó los presupuestos cada año con la famosa partida 31L. “El procedimiento no era opaco. Claro que no. Es que no existía. Me preocupa que después de conocerlo no hicieran nada. La pregunta es dónde y cuánto dinero más se ha perdido”. “¿Usted ha oído una sola palabra mía que defienda eso?”, replicó Vallejo.

El exconsejero alegó que nunca conoció los informes de la Intervención General que censuraron el fondo entre 2005 y 2008. “Si hubiera conocido que las ayudas de Empleo pagadas por Idea se hacían sin norma, habría tomado alguna acción”, reconoció. Vallejo alegó que la vigilancia sobre las ayudas era harto compleja dado que su departamento abarcó partidas por 25.000 millones en cinco años. Y utilizó un peculiar símil: en una gran familia con muchos hijos, es como dar de comer al gato del vecino (...) “La consejería tenía muchos hijos y era un tema menor (...) Había donde entretenerse”, ironizó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo
Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_