ROSA QUINTANA | CONSELLEIRA DE MEDIO RURAL E DO MAR

“La prevención de incendios choca con la protección de la naturaleza”

La conselleira experta en los temas de mar pasa su primer verano al frente del operativo contra el fuego en Galicia

La conselleira Rosa Quintana en la sede de la Xunta.
La conselleira Rosa Quintana en la sede de la Xunta.ÓSCAR CORRAL

Para Rosa Quintana (San Fernando de Apure, Venezuela, 1959), conselleira experta en los temas de mar, este es su primer verano al frente del operativo contra el fuego, después de encargarse este invierno también del departamento de Medio Rural. Lo afronta con las primeras modificaciones en la estructura que este Gobierno heredó del bipartito.

Pregunta. ¿Cómo va el balance de hectáreas quemadas?

Respuesta. Sobre 12.000 hectáreas.

P. Por encima de otros años.

R. Un poco por encima del año pasado.

P. ¿Se trabaja de forma especial para atajar los incendios de primavera?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Lo que nos gustaría es que no hubiese incendios. La primavera que tuvimos fue excepcional y ardió más de lo que tenía que haber ardido. Pero con lo que está pasando en otras comunidades, yo estoy temblando. Estoy satisfecha de la respuesta ciudadana, están avisando de muchos incendios y están ayudando en la identificación de los posibles causantes de los incendios. De hecho, llevamos ya en torno a 100 personas detenidas este año. En estos momentos de crisis tenemos que aprender a ver el monte como un lugar de donde se puede sacar mucha riqueza económica.

P. ¿Hay diferencias entre otras comunidades y Galicia al combatir los incendios?

“Es imposible tener a todo el personal. Es insostenible económicamente”

R. No lo sé. Hemos hablado los conselleiros con el ministerio y todos estamos muy preocupados. Estamos intentando poner a disposición nuevas tecnologías, medios económicos, humanos y materiales para luchar contra esta lacra. Tenemos que ser conscientes de que cuando se dan determinadas condiciones climatológicas, ambientales y humanas luchar contra los incendios es muy complicado. Si se da aquí una situación como la de Cataluña o Valencia, por muchos medios que pongas es muy complicado.

P. ¿Están ya los 5.689 trabajadores antiincendios de los que dispone la Xunta trabajando?

R. Ya están incorporados. Estamos intentando aplicar todas las nuevas tecnologías que podemos como las cámaras de videovigilancia. Estamos con el plan piloto en marcha y están apareciendo distintas empresas que tienen diferentes opciones. Vamos a suscribir un acuerdo con la federación de radioaficionados para utilizar las casetas en los montes. Ellos vigilarán e identificarán a personas que pueda haber de manera sospechosa y también para dar cursos sobre la utilización de emisoras a los trabajadores de las brigadas. También con las asociaciones de pura raza gallega y de porco celta, para aprovechar la biomasa del monte y tenerlos limpios. Intentamos involucrar a los diferentes agentes.

P. ¿Cuándo comenzarán a utilizarse?

R. Se están instalando ya.

P. ¿Está demostrada su utilidad?

“La prevención forestal en las fragas entran en conflicto con la protección”

R. Las vi en Castilla-León, en Soria, y me quedé impresionada. El software está en el centro de coordinación de incendios y, dependiendo del grado de calor que le pongan a la cámara, suena una alarma en el centro de coordinación y automáticamente da la situación del foco de calor por GPS, busca brigadas que estén próximas y les manda un mensaje.

P. El PP llevaba en su programa que todos los brigadistas se contratarían por las listas de la Xunta. Ahora hay contratados de Seaga, Tragsa, Natutecnia y trabajadores de la Xunta. ¿Por qué se está haciendo así?

R. Una cosa es lo que llevas en el programa electoral y otra cosa es la situación económica con la que nos encontramos. Sinceramente, me da lo mismo por dónde se contrate el personal siempre que sea de empresas públicas. Lo que buscamos es la manera más eficiente y eficaz de hacerlo. Este año lo que buscamos fue darle una estructura al servicio. En un momento de dificultades económicas en que todas las Administraciones buscan reducir personal, nosotros creamos 936 plazas nuevas, 436 dentro de la estructura de la Xunta y 500 en la empresa pública Seaga. Además, se contrató a través de la empresa pública Tragsa el refuerzo que fue necesario. En un momento complicado, poder decir que Galicia tiene a más de 7.000 personas trabajando en el monte es decir mucho. La forma de contratarlas es lo menos relevante. Al final las personas que están en las listas de la Xunta o de Seaga son las mismas, en los dos casos hablamos de un servico público.

“Un fuego grande es muy complicado por muchos medios que tengas”

P. ¿Cuánto se ahorra contratando así?

R. Si me habla de presupuestos no le puedo decir cuánto ahorramos.

P. Tragsa comenzó a contratar con retraso, en julio ¿Qué habría pasado si hubiese un gran incendio?

R. Yo no hablaría de retraso. Estamos buscando ajustar el sistema a los cambios climatológicos. En los últimos años, ese plan de que el 1 de julio comienza el máximo riesgo, como está evolucionando el clima, no es siempre así. Debería de ser todo más flexible y anunciar la campaña de máximo riesgo cuando las condiciones lo sean. Lo que hemos hecho fue adaptarnos: si en los primeros 15 días de julio estaba lloviendo, no era necesario tener todo el despliegue hecho desde el principio y que nos pasase lo que el año pasado, que octubre vino más cálido que julio y ya nos pillaba con la campaña desmantelada. No tiene ningún sentido estar gastando, y que se entienda bien lo de gastando, un capital humano y material en un momento en que no hay situación de riesgo.

P. Pero contratar a ese personal requiere por lo menos tres semanas, no es flexible.

“Radioaficionados vigilarán el monte e identificarán a sospechosao”

R. Pero el personal que trabaja en las brigadas, sea contratado por Tragsa, por el Pladiga o por Seaga, es siempre con las mismas personas que años tras año trabajan en el mismo distrito.

P. Si necesitas a muchos brigadistas en determinado momento, no los puedes tener aunque tengan experiencia, porque tienen que pasar el proceso de selección igualmente.

R. Para eso la Xunta tiene a 1.500 personas trabajando de manera fija en este sistema. Para en un momento de emergencia tener a ese personal. Desnudos no estamos.

P. ¿Y si hay un gran fuego?

R. Ya pasó en marzo con el incendio de A Capela, que se desplazó la Unidad Militar de Emergencias (UME). Pasa en Girona, en Valencia, en Canarias... Donde hay un incendio desmesurado todos los medios que tienes a disposición van a ser insuficientes. Recuerdo cuando fue el Prestige que se decía que España no tenía medios, y años después hubo una conferencia de ministros de Fomento de la UE y todos decían que en una situación así nunca un país solo puede tener los medios para actuar. Cuando hay un gran incendio, todas las Administraciones tenemos que poder coordinarnos. Es imposible tener todo ese personal, es insostenible tanto económica como materialmente.

“El sistema de contratación debería ser más flexible”

P. Después del incendio de As Fragas do Eume...

R. A Capela.

P. Que comenzó en A Capela, ¿se van a realizar planes de prevención específicos para zonas protegidas?

R. ¿Planes específicos? ¿Qué entiende por medidas de prevención?

P. De limpieza de montes, realizar cortafuegos, puntos de agua...

R. Es que muchas veces se habla de medidas de prevención y se confunde al personal. Podemos abordar en enero o febrero una limpieza de montes y le puedo garantizar que en mayo o junio los montes están exactamente igual que en enero o febrero. El clima que tiene Galicia hace que la biomasa que se genera mensualmente sea muy alta. La única medida efectiva de prevención que podemos hacer es el aprovechamiento económico del monte. ¿Medidas de prevención? Se están intentando aplicar todas, pero la más eficaz es buscar un aprovechamiento. Una fraga no es un jardín y el hombre no debería intervenir porque es un espacio natural protegido. Por tanto, las medidas de prevención entrarían en complicaciones con las de protección de la naturaleza, que impiden que dentro de una fraga hagas cualquier intervención humana.

“Para emergencias tenemos personal propio. Desnudos no estamos”

P. El secretario general de Montes decía en primavera que no había que adelantar la incorporación de las brigadas porque hiciese buen tiempo, y ahora se retrasan porque hace mal tiempo. Es un arma de doble filo.

R. No es un arma de doble filo. No sé cómo voy a ser capaz de transmitir lo que estamos haciendo. Estamos en la situación económica que estamos, de gestionar el poco dinero de la manera más eficiente posible. Estamos buscando cómo atender los montes sin causar un agujero económico. No es lo más oportuno, ni habiendo dinero, para el desarrollo económico de Galicia. Es más importante buscar el rendimiento y a eso tenemos que dedicar el esfuerzo económico, y no a apagar los incendios.

P. El sindicato CIG denunció a la Fiscalía la forma de contratación de las brigadas helitransportadas y varios sindicatos criticaron que la “atomización” del dispositivo provocó dificultades de coordinación en el fuego de O Barco. ¿Cómo ve la denuncia? ¿Puede la Xunta garantizar que no haya descoordinación?

R. Hablar de descoordinación en un fuego que fue controlado en poco más de 48 horas y que se dio por extinguido poco después de las 72 cuando el calor y el viento jugaban totalmente en contra, creo que es una falta de respeto hacia quien se dejó la piel en su extinción. En ese fuego trabajaron 138 brigadas, 40 agentes forestales, cerca de 60 motobombas y 30 medios aéreos, y puedo seguir. Cada uno es libre de denunciar lo que quiera pero la coordinación está demostrado que fue exquisita.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS