Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta apela a la solidaridad de las familias para acoger a 1.500 menores

Los niños tutelados permanecen internados en centros de acogida

La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero (derecha). Ampliar foto
La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero (derecha).

La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, apeló ayer a la solidaridad de los andaluces para que los 1.500 menores tutelados que permanecen ingresados en centros de internamiento sean acogidos por familias, en especial los 174 menores de 7 años que están internados. Estos menores de 7 años ingresados en centros de acogida se han reducido un 30% en los dos últimos años, pero el objetivo del Gobierno es que todos los menores estén acogidos por familias y ninguno de ellos esté en centros al final de esta legislatura.

Montero destacó que la fórmula de una familia que tutela al menor es mucho mejor para el desarrollo del niño desamparado que su ingreso en un centro de acogida. "Un ambiente familiar y afectivo siempre es más conveniente que el de un centro, por muy amigable que este sea". Y esta defensa de los intereses del menor desamparado siempre ha de primar sobre cualquier otra cuestión, apostilló la consejera.

"Sin duda la crisis económica aumentará la situación de estrés familiar y de abandono de menores y dificultará que muchas familias puedan acogerlos", admitió Montero. Sin embargo, esta confió en la solidaridad de las familias, que saben que hay familias "que lo están pasando peor". A pesar de la crisis, las cifras de acogidas aún no han sufrido un grave descenso: "Estos gestos de acogida suponen una esperanza y un gran beneficio en términos afectivos y de satisfacción personal (...) Una muestra de compromiso social como no hay otra", señaló Montero.

Cada año se registran en Andalucía un millar de casos de menores que deben de ser tutelados por encontrarse en situación de desamparo familiar, la mayoría de los cuales son acogidos por familiares, sobre todo abuelos y tíos. Actualmente se contabilizan 6.141 menores con alguna medida de protección en Andalucía, de los cuales 3.824 están en un régimen de acogimiento familiar, la mayoría de ellos, 2.528 niños, acogidos por un familiar suyo.

La edad media de los menores acogidos es de 8,6 años y el 72% de ellos ha sufrido abandono o maltrato psicológico de sus progenitores. Dentro de los colectivos de menores susceptibles de acogimiento familiar destaca el grupo de niños con unas necesidades especiales que hacen más dificultoso su acogimiento, ya que superan los siete años, tienen una discapacidad física, intelectual o sensorial, padecen una enfermedad crónica o son portadores del VIH.

En los centros de protección hay 238 menores con necesidades especiales pendientes de poder beneficiarse de una medida de integración familiar y son las provincias de Huelva, Málaga y Sevilla donde se concentra el mayor número de estos menores.