El niño hallado en el vertedero de Dos Aguas murió de un golpe

Las acusadas por la muerte del menor declararán de nuevo en septiembre

Agentes de la policía científica rastrean, el pasado mes de junio, el vertedero de Dos Aguas (Valencia) buscando el cuerpo de Johan David.
Agentes de la policía científica rastrean, el pasado mes de junio, el vertedero de Dos Aguas (Valencia) buscando el cuerpo de Johan David.EFE

“Trataron de ser de ser cortos en palabras, no muy hirientes”, reconoce al otro lado del teléfono Jonathan, el hermano de Lohammy Castro. Y es que el hijo de esta boliviana de 23 años, Johan David, fue descubierto hace tres meses en el vertedero de Dos Aguas (Valencia) después de cuatro días desaparecido. Hasta la semana pasada no obtuvieron el resultado de la autopsia, que ha revelado que el niño supuestamente sufrió malos tratos antes de morir.

Según les expuso el abogado que está llevando el caso, aunque la causa de la muerte fue un golpe en el cráneo que lo dejó sin sentido, Johan David presentaba muestras de malnutrición y golpes: “Parece que le pegaban y que no comía, porque estaba desnutrido”, afirma Jonathan. “El niño estaba en una situación muy delicada”, resume. En declaraciones de la tía al diario Las Provincias, el análisis del cuerpo también desvela que “sufrió ataduras, golpes causados por un cinturón o un trapo y, posiblemente, castigos muy duros”. El menor estaba al cuidado de las mujeres detenidas por su desaparición y muerte. La madre lo había dejado con ellas hacía tres meses para trabajar en París. A pocos días de su regreso, estas avisaron a Lohammy de que su hijo había sido secuestrado. Ella volvió y montó junto a ellas una campaña por medio de carteles para encontrar a su hijo. Tras una segunda declaración, las amigas confesaron que el niño se había muerto accidentalmente y, por miedo a las consecuencias, lo tiraron a un contenedor. La policía científica y protección civil comenzaron una investigación en el vertedero de Dos Aguas, en Valencia. Allí encontraron el cuerpo sin vida del menor, que fue enterrado 20 días más tarde.

Johan David podría haber sido “atado, golpeado y castigado”

Ahora mismo —según continuó explicando el hermano— la madre, Lohammy Castro, está en Valencia. Pasó cerca de una semana en Madrid para rodearse de los familiares que tiene allí después de conocer los resultados de la autopsia. Pero ha vuelto porque “hay una persona que quiere hacerse cargo de ella”. La joven “quiere trabajar y olvidarse un poco de todo esto”. Al parecer, una mujer mayor que estaba al cuidado de una tía de Lohammy se quiere comprometer a que la chica trabaje aquí y no tenga que marcharse a otra ciudad.

De momento, la familia espera para saber qué pasa con las acusadas, Vanessa R. V. y Pura Ángela M. S, que declararán de nuevo en septiembre. Según explica el hermano de Lohammy, supuestamente “ahora parece que una de ellas quiere asumir todas las culpas para que la otra quede libre”. Hasta entonces, los Castro siguen de duelo por lo que pasó. Ahora recuerdan cómo la madre hablaba todos los días con el niño, “pero no le dejaban verlo por la webcam”. “Y, claro, él no podía decir lo que le estaba pasando”, añade Jonathan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS