Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos minoritarios, unidos contra la reforma electoral

Todos los grupos rechazan la barrera del 5% para entrar en el Parlamento

Hay algo que une a Beiras, con Yolanda Díaz, Xoán Bascuas y la formación de Rosa Díez. La reducción de diputados promovida por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para que el número de asientos en el Pazo do Hórreo se rebaje a 61, beneficiando los graneros de voto del PP, no sólo choca con el rechazo de PSdeG y BNG, sino también con el del grueso de los partidos minoritarios. En declaraciones a Europa Press, los dirigentes de las formaciones concluyeron que esta maniobra se trata de un intento por mantenerse al frente del Gobierno gallego.

“Que la reforma se haga en el tiempo de descuento de la legislatura es síntoma inequívoco de que pretende ajustar las reglas de juego a sus intereses”, aseguró el coordinador de Compromiso por Galicia, Xoán Bascuas, coincidiendo así con la versión del líder autonómico de UPyD, Carlos Oliva, quien interpretó que se trata de “una componenda de Feijóo para mantenerse en el poder”.

Más lejos van la coordinadora de IU-EU, Yolanda Díaz, y el responsable de Organización de Anova, Luís Eyré Palleiro, que no dudaron en calificar de “golpe de Estado” esta maniobra. Además, el nacionalista advirtió de que Feijóo busca “distraer la atención de los verdaderos problemas”, a fin de que “no se vea la auténtica demolición de las instituciones y la renuncia a gobernar durante los casi cuatro años de mandato” que acumula al frente de la Xunta.

“Si no consigue desviar así la atención, a lo mejor el siguiente paso es suspender las elecciones”, ironizó Eyré, para quien, al igual que apuntó Yolanda Díaz, hay “otras muchas formas de ahorro”. Entre ellas, se refirió a “la reducción del número de asesores o de su salario”, mientras que la líder de IU opta por “racionalizar el autobombo en publicidad institucional”.

Barrera del 5%

Otro de los aspectos que une a las pequeñas formaciones de uno y otro color es el rechazo a la barrera electoral del 5%, impuesta por Fraga en 1992 para dificultar la entrada de los pequeños partidos en la cámara autonómica. Las formaciones minoritarias ven en este porcentaje una forma de incentivar el “bipartidismo” y evitar el “pluralismo”. “No sé a qué tienen miedo”, remarcó Yolanda Díaz, quien interpreta que persiste esta medida impulsada por Manuel Fraga porque “Feijóo pretende que no entren voces que no sean sistémicas y que cuestionen el sistema capitalista imperante”.

La única diferencia entre las formaciones consultadas es que UPyD sí estaría de acuerdo con recortar el número de escaños, siempre y cuando el voto de todos los gallegos “valga lo mismo”. En este asunto repararon las distintas fuerzas políticas, partidarias algunas de ellas —IU y Anova— de configurar Galicia como “circunscripción única”. Los otros dos partidos consultados, en cambio, defienden avanzar en la búsqueda de “mayor proporcionalidad” pero sin convertir a Galicia en comunidad autónoma “uniprovincial”.