Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic detectó irregularidades en facturas de La Luz de las Imágenes

La fundación del Consell daba poco valor a la oferta económica al contratar

Visita oficial a un templo rehabilitado por la fundación La Luz de las Imágenes, en 2009.
Visita oficial a un templo rehabilitado por la fundación La Luz de las Imágenes, en 2009.

La Luz de las Imágenes, la fundación de la Generalitat que cuenta con 14 jefes en una plantilla de 36 trabajadores y en la que todos los empleados entraron por el sistema de libre designación (sin prueba selectiva), incurrió en numerosas irregularidades en el último año revisado por la Sindicatura de Comptes. El órgano fiscalizador alertó en 2010 de irregularidades en las facturas revisadas y en el sistema de contratación empleado.

La Luz de las Imágenes, que tiene desde 1999 la misión de rehabilitar bienes muebles e inmuebles, especialmente de la Iglesia, y que será liquidada por la Generalitat a final de este año, presentaba en el ejercicio 2010 un patrimonio negativo de 14,5 millones de euros.

El informe de la Sindicatura revela que en el 54% de las facturas revisadas “no consta la conformidad con el servicio prestado o el bien recibido”; en el 39%, “o bien no figura una descripción suficiente del concepto facturado o bien no existe un detalle de los precios unitarios de los diferentes conceptos que las conforman”, y en el 31% “falta la fecha del registro de entrada en la fundación”.

El órgano fiscalizador se refiere a un gasto en concreto que despierta sus sospechas, y que figura contabilizado como “equipamiento para rodajes audiovisuales de la exposición La Gloria del Barroco”. El importe total “supera en un 72% la cantidad contratada inicialmente”, hasta los 85.150 euros (sin IVA). “En el expediente”, agrega, “no quedan justificados de forma adecuada y suficiente los motivos que dan lugar al incremento del precio”.

En ninguno de los contratos de la fundación “consta el informe sobre la necesidad e idoneidad del contrato”. Los pliegos no especifican “suficientemente” los criterios de adjudicación. Y ni la propuesta ni la resolución “justifican claramente la puntuación otorgada a cada uno de los licitadores por dichos conceptos”.

El lenguaje aséptico de la Sindicatura de Comptes describe la misma forma de proceder que la justicia ha puesto al descubierto en la contratación de la Generalitat con empresas de la trama Gürtel. A pesar de que la oferta económica cuenta en principio con un peso significativo a la hora de elegir la oferta ganadora, en la práctica no es así. La fórmula utilizada para evaluarla, señala el Síndic, “no permite que la importancia concedida en el pliego a la oferta económica sea efectiva en relación con los otros criterios de valoración”.

La fundación tampoco incluyó en sus cuentas información sobre las deudas a proveedores. Ni realizó una estimación de los intereses generados por los servicios y suministros no abonados y que por tanto generaban mora.

Explicación de la consejera

Los socialistas valencianos anunciaron ayer que solicitarán la comparecencia en las Cortes Valencianas de la consejera de Cultura, Lola Johnson, para que explique la información sobre el personal de la fundación La luz de las Imágenes conocida el lunes. Los datos, publicados en el diario oficial de la Generalitat en cumplimiento de un decreto de apertura informativa aprobado el pasado mes de septiembre, indicaban por ejemplo que la plantilla al completo de la fundación fue elegida a dedo.

O que para un total de 22 trabajadores rasos, la fundación tiene 14 jefes. Entre ellos figuran los puestos de gerente, director de relaciones institucionales, jefe de prensa y director de comunicación. En 2010, el gasto de personal de la fundación pública ascendió a 2,4 millones de euros. Un año antes se elevó a 3,1 millones.

El diputado socialista Rafael Rubio consideró que la fundación se había convertido, como otras, en un lugar de colocación de personas vinculadas con los populares, y adelantó que volverán a solicitar al Consell los datos de personal de todo el sector público valenciano.

La Generalitat ha anunciado la liquidación de esta fundación, junto a otras ocho, que se hará efectiva con el cambio de año. De las 39 fundaciones que el Gobierno valenciano tenía en 2009, el 1 de enero quedarán 11. La supresión de estas nueve últimas implicará el despido de 159 personas. Si se suman los ajustes realizados previamente en ellas, los despidos en fundaciones este año alcanzarán los 266.

Más información