Pemex anuncia para A Coruña su base logística en Europa

Feijóo espera cerrar en septiembre los contratos para construir barcos

De izquierda a derecha, el director general de Pemex, los alcaldes de A Coruña y Arteixo y Feijóo.
De izquierda a derecha, el director general de Pemex, los alcaldes de A Coruña y Arteixo y Feijóo.ÓSCAR CORRAL

Ya tiene su primer “gran cliente” el aún inacabado puerto exterior de A Coruña. Y no es Repsol, la razón fundamental de que el Gobierno central se lanzase, hace ya siete años y con fondos europeos, a construir esta carísima infraestructura pública, sino su socio minoritario, Petróleos Mexicanos (Pemex). La cuarta petrolera mundial, accionista del 10% de la compañía española, instalará en la dársena de Punta Langosteira (Arteixo) su base logística en Europa, una planta en la que hará blending (mezcla) de crudos para abastecer sus refinerías, según anunció ayer en Santiago su director general, Juan José Suárez Coppel, flanqueado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

Para formalizar la “primera fase” de este proyecto, en la que Pemex se gastará 32 millones de dólares (26 millones de euros), Pemex solicitó tres hectáreas en la futura dársena coruñesa. Calcula que la inversión total en su base europea, en la que prevé tratar el 35% de la gasolina que importa, alcanzará los 70 millones de dólares (57 millones de euros). De plazos no se habló aunque se calcula que llevará unos tres años realizar el proyecto. El puerto exterior coruñés prevé alcanzar su “plena operatividad” en 2015 o 2016.

El presidente anuncia más negocios conjuntos con México

“Orgulloso”, Feijóo no escatimó superlativos para anunciar el contrato en un acto convocado por sorpresa y sin apenas antelación, a primera hora de la mañana de ayer, y en el que no se admitieron preguntas de los periodistas. Habrá más negocios con México, aseguró el presidente gallego. Pese a que el embajador de ese país afirmó hace dos días, de visita a Galicia, que no había fecha para los contratos de construcción de cinco remolcadores y dos buques quimiqueros en astilleros gallegos, el titular de la Xunta aseveró ayer que se formalizarán “a partir de septiembre”.

“Concretaremos las fechas cuando tengamos los contratos cerrados pero todas las embarcaciones del acuerdo de mayo [un protocolo de intenciones] están en tramitación y verán la luz en las próximas semanas”, se comprometió Núñez Feijóo. En su opinión, los astilleros gallegos compiten “no solo en calidad y precio con las exigencias que Pemex impone en todas sus contrataciones”, sino en compartir tecnología como lo exige la petrolera mexicana. Ayer, su responsable tan sólo se limitó a responder reiterando su “confianza en el buen hacer y en la tradición naval gallega”.

Pese a que el futuro puerto exterior de Punta Langosteira es del Ministerio de Fomento, que dirige la pontevedresa Ana Pastor, no acudió nadie del Gobierno central a la apresurada convocatoria de la Xunta. Tampoco el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, enfrascado a esa hora en recibir en A Coruña la regata internacional de veleros Tall Ship Race. Pero quienes no faltaron en la foto fueron los alcaldes de A Coruña y Arteixo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Una buena inversión”

“Magnifica noticia, Pemex va a atraer a muchos otros operadores” a la futura dársena exterior de A Coruña, se congratuló el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada. Que la cuarta petrolera mundial elija Punta Langosteira para su base logística en Europa resta argumentos a las criticas contra esta infraestructura pública, la más cara de Galicia. La factura de su construcción se duplicó y suma ya 753 millones de euros. “La llegada de Pemex confirma que fue una buena inversión frente a algunos agoreros, sin este puerto habría menos oportunidades de futuro”, remachó ayer el alcalde coruñés, Carlos Negreira.

Pero si bien la planta de la petrolera mexicana aumentará, según Feijóo, en un 20% el tráfico del puerto coruñés y en un 15% sus ingresos económicos, la viabilidad en todos los aspectos de Punta Langosteira sigue dependiendo de Repsol. Losada lo recuerda siempre que puede: el traslado de la compañía española, que genera el 75% de la actividad del puerto coruñés y el 60% de sus ingresos, es “indispensable”. Y no sólo por razones de seguridad —sacar del corazón de la ciudad los tráficos petroleros— sino, y sobre todo, económicas. Para pagar la factura del puerto exterior es imprescindible vender los muelles que ahora ocupa Repsol en el centro de A Coruña. De momento, sigue negociándose la millonaria indemnización que reclama la petrolera por mudarse.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS