Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLÍTICOS CONDENADOS

El socio del PP en el Ayuntamiento de Sada se niega a dimitir tras ser condenado

La condena le impone seis meses de inhabilitación para ejercer un cargo público

Ramón Rodríguez Ares.
Ramón Rodríguez Ares.

El que fue durante casi 30 años regidor de Sada y ahora segundo del gobierno bipartito encabezado por el PP, Ramón Rodríguez Ares, se aferra a su cargo de concejal y teniente de alcalde. El veterano político, de 72 años, no quiere ni oír hablar de momento de la condena judicial por desobediencia que dictó hace unos días el Juzgado de lo Penal número 2 de A Coruña y le impone seis meses de inhabilitación para ejercer un cargo público.

La sentencia no es firme. Tampoco aún fue oficialmente notificada al Ayuntamiento, ya que agosto es periodo inhábil para la justicia. Y a esos argumentos se agarran tanto el alcalde, Ernesto Anido (PP), como su socio de gobierno para descartar un cese o dimisión. Tampoco vale que no sea la única condena en los últimos meses que recae sobre Rodríguez Ares por actuaciones durante sus mandatos como alcalde.

Ya lo había dicho en campaña electoral, el pasado año, el ahora regidor de Sada: “La mochila que lleva Moncho pesa mucho”. Pero días después, y pese a que el PP (cuatro ediles) se quedó de tercera fuerza en las elecciones locales que ganó el BNG, Anido se hizo con el bastón de mando gracias a los votos de Sada Popular de Rodríguez Ares. Y lo nombró teniente de alcalde, aunque sin cartera, además de ofrecerle regresar a las filas del PP, en las que el veterano político militó hasta 2004, cuando recuperó la alcaldía perdida un año antes en las urnas gracias a un moción de censura tránsfuga.

Ares acaba de ser juzgado y condenado por haber hecho caso omiso durante 14 años a las repetidas órdenes judiciales para que hiciese derribar parte de la cafetería del Naútico de Sada. Fue el Tribunal Superior de Galicia, que declaró hace ya 20 años ilegal el proyecto de edificaciones del paseo marítimo, diseñado por el equipo del entonces alcalde. El secretario del Ayuntamiento, a instancias de Ernesto Anido, entiende que, aunque la sentencia no es firme, cualquier condena de un edil a una inhabilitación especial por desobediencia o denegación de auxilio a autoridad, como es el caso, debe cesar del cargo. Pero también advierte el funcionario en su informe que hay que esperar a la notificación oficial del fallo.

Ares, hace unos meses, fue condenado por la Audiencia de A Coruña a una multa de 3.120 euros por autorizar siendo alcalde la tala masiva de árboles y relleno en una zona protegida. Pero evitó una pena de seis años de cárcel e inhabilitación que pedía el fiscal del caso.