Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una juez obliga a Barberá a retirar el título de alcalde honorífico a Franco

La sentencia estima un recurso de Compromís y Grau acepta el fallo

La distinción a Franco es incompatible con la Constitución

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una imagen reciente.
La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, en una imagen reciente.

Franco continúa en el cuadro de honores del Ayuntamiento de Valencia. Pero por poco tiempo. Un juzgado obligó este martes a la alcaldesa, Rita Barberá, del PP, a retirar oficialmente al dictador el título de alcalde honorario de la ciudad, algo a lo que la regidora se negó en dos plenos municipales en los que los socialistas primero, y Compromís después, le pidieron que aplicara la Ley de la Memoria Histórica.

En ambos plenos, el equipo de gobierno del PP alegó que no era necesario eliminar la distinción porque Franco murió hace muchos años. La titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 5 de Valencia no acepta este argumento y estima el recurso que presentó el grupo municipal de Compromís contra el acuerdo del pleno del 29 de julio de 2011 que rechazó su moción para cancelar los honores a Franco. La sentencia anula aquella decisión y ordena al Consistorio “llevar a cabo las actuaciones necesarias para retirar el título de alcalde honorario de la ciudad de Valencia al general Francisco Franco”.

“En Compromís estamos muy contentos porque ya era hora de que Valencia no tuviera que padecer esta democracia tan ligada a la dictadura”, destacó el portavoz del grupo municipal, Joan Ribó, tras conocer el fallo.

El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, resaltó que el grupo municipal del PP solo se opuso a retirar el título porque entendía que “con la muerte del dictador se extinguía totalmente su personalidad civil y el derecho honorífico que se le concedió”. No obstante, el Ayuntamiento no recurrirá y “procederá a cumplir la sentencia en los términos que se indiquen, sin más”.

La juez señala que la Carta Magna busca “una sociedad democrática avanzada”

“Me da la sensación de que no quieren levantar polvareda sobre la sentencia porque no les conviene”, replicó Ribó, y añadió: “Espero que hayamos contribuido a limpiar las costras dictatoriales que aún posee este Ayuntamiento”.

A la alcaldesa no le gustó nunca la Ley de la Memoria Histórica. En su opinión, es una norma que abre heridas y divide al país. Su postura quedó patente en la polémica en torno a los nichos que iban a construirse sobre fosas comunes del cementerio de Valencia en las que el Fòrum per la Memòria defendía que estaban enterradas víctimas del franquismo. También en su rechazo a analizar la retirada de símbolos franquistas de fachadas públicas de la ciudad y en eliminar los honores municipales a Franco, como sí hicieron otros alcaldes del PP, entre ellos, la de Alicante, Sonia Castedo. Al final, una juez obligará a borrar al general del libro de honor municipal porque mantenerlo resulta “incompatible” con la Constitución y contrario a la Ley de la Memoria Histórica.

En el pleno de marzo de 2009, los socialistas lanzaron el primer intento de que se revocara el título de alcalde honorario concedido a Franco por el Consistorio en mayo de 1939. “Su preocupación es retirar el nombramiento honorífico a un cadáver de hace casi 35 años”, alegó entonces el vicealcalde Grau, que consideró “extinguido” el título por la muerte del dictador. El concejal socialista Juan Soto, ahora diputado autonómico, pidió sin éxito a Barberá que aprobara la moción “por convicción democrática”.

Compromís vio rechazada su petición en otro pleno dos años después con los mismos argumentos y el portavoz, Joan Ribó, decidió llevar el asunto a los juzgados. En su recurso, resaltó que mantener el cargo honorífico “a favor del máximo responsable de la sublevación militar y posterior dictadura atenta claramente contra el ordenamiento jurídico”.

PSPV y Compromís pidieron sin éxito la retirada del título al dictador

Antes de entrar en el fondo de la materia, la juez María Amparo Ivars rechaza la petición del Ayuntamiento de que no admita el recurso de Compromís por ser “una moción de impulso y orientación política”. También rechaza desestimarlo por “carecer de objeto” al haber muerto Franco, según alegó el Consistorio.

La magistrada considera aplicable al caso la Ley de la Memoria Histórica aprobada en 2007, y concretamente el artículo que se refiere a la retirada de escudos, insignias, placas o menciones conmemorativas de exaltación de la sublevación militar contra la República, la Guerra Civil y la posterior represión. La sentencia considera que la retirada del título a Franco “ha de ser incardinada en los supuestos” antes mencionados, “por cuanto que quien ostenta aquel título no accedió a la jefatura del Estado por las vías democráticas”.

Además, subraya que el mantenimiento de la mención honorífica al dictador “resulta incompatible” con la Constitución, que expresa en su preámbulo la voluntad de “establecer una sociedad democrática avanzada”. El rechazo del grupo municipal del PP también resulta incompatible con el artículo de la Carta Magna en el que se fija que “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”, recuerda el fallo. Por todo ello, la magistrada admite el recurso de Compromís y anula el acuerdo que impidió suprimir el cargo honorífico al general Franco.

El vicealcalde, Alfonso Grau, tras anunciar que no se recurrirá el fallo, insistió en que “la única razón” para no haber aceptado las propuestas de la oposición “fue que tanto el Ayuntamiento como el Consejo Jurídico Consultivo entendían que con la muerte del dictador se extinguía totalmente la personalidad civil y el derecho honorífico que se le concedió y, por tanto, no cabía suprimir dicho título”. La juez recuerda que se dan títulos honoríficos a personajes fallecidos, y que la ley no impide retirarlos. “El PP ha hecho el ridículo más espantoso”, sentenció Joan Ribó.