La destrucción de empleo en Andalucía supera ya a la registrada en los setenta

La cátedra BBVA de la Pablo de Olavide refleja la pérdida del 17,9% del trabajo existente en 2007

La destrucción de empleo en Andalucía ha superado ya el máximo de los años setenta, según un informe de la cátedra BBVA de Análisis Económico de la Universidad Pablo de Olavide, dirigida por el profesor José Ignacio García Pérez. Según este estudio, difundido ayer, tras 21 trimestres destruyendo empleo, se ha perdido ya el 17,9% del existente a finales de 2007. En los setenta, el máximo de destrucción de empleo se alcanzó con el 17%.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2012 reflejan que la tasa de paro andaluza está a punto de superar el 34% (1.362.193 desempleados). García Pérez y su compañero de David Troncoso Ponce destacaron cómo, mientras que en el conjunto de España parece que la destrucción de empleo parece haberse frenado en el último trimestre, en Andalucía continúa creciendo.

El informe de la cátedra BBVA analiza por primera vez la estructura sectorial y ocupacional del empleo y el desempleo en España y Andalucía, y compara la composición de la población desempleada y empleada en España a mediados de 2012 con la existente a mediados de 2011. El estudio concluye que el desempleo incide especialmente sobre las ocupaciones que exigen menos cualificación, así como entre los trabajadores cualificados de la industria manufacturera.

Los profesionales cualificados y técnicos de apoyo son las categorías que mayor demanda de empleo. Estos serán, seguramente, los principales nichos de empleo para el futuro.

Más de un año parados

El paro de larga duración también sigue creciendo y en Andalucía hay ya 731.000 personas que llevan más de un año desempleados. La reinserción laboral de estos es prioritaria y, según los profesores de la UPO, requiere la intensificación de las medidas dirigidas a su reciclaje profesional mediante políticas activas mejor diseñadas que las que se están desarrollando en la actualidad.

Estas medidas deberían enfocarse para aumentar la cualificación técnica de los trabajadores desempleados.

Sectores como la industria alimentaria y textil, el transporte y los servicios personales son los que más demanda de trabajo han generado en los últimos meses y es ahí donde deberían centrarse los esfuerzos de reciclaje de los desempleados.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50