Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia se queda sin Fórmula 1 en 2013

Ecclestone deja fuera la carrera y la Generalitat dice que aún se negocia la alternancia con Barcelona

Bernie Ecclestone, con Rita Barberá y Alberto Fabra, en el pasado Gran Premio de Europa en Valencia.
Bernie Ecclestone, con Rita Barberá y Alberto Fabra, en el pasado Gran Premio de Europa en Valencia.

No habrá gran premio de la Fórmula 1 en Valencia en 2013. El patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, lo confirmó ayer en Hungría sin aclarar el futuro del circuito urbano de la ciudad. Lo único que dejó claro al adelantar el calendario de la próxima temporada es que el año que viene España albergará una sola competición, y será en Barcelona.

El anuncio se produce apenas un mes después de que se disputara en Valencia el Gran Premio de Europa y de que Ecclestone se entrevistara con el presidente Alberto Fabra, quien pidió hace meses una renegociación del contrato que liga a Valencia al circuito hasta 2014 por un canon de 21 millones de euros anuales.

Fabra afirmó entonces que la negociación para alternar la carrera con Montmeló, de modo que en España se celebre solo un premio anual, estaba abierta. “Hay buena predisposición por las dos partes”, aseguró Fabra, que no quiso extenderse en detalles de la negociación y evitó concretar un calendario.

La opción que se barajaba en las conversaciones ya preveía dejar fuera a Valencia en 2013, que celebraría gran premio en 2014, si aceptaba al menos una carrera más en 2016 con un acuerdo de alternancia con Barcelona, pero la confirmación no llegó hasta ayer y lo hizo por boca de Ecclestone.

Fuentes de la Generalitat valenciana afirmaron tras divulgarse la noticia desde Hungría que las negociaciones siguen en marcha y que aún no hay nada firmado con Ecclestone. Pese a que la alternancia con Montmeló está por cerrar, las mismas fuentes defendieron que el anuncio del magnate de la F-1 se produce precisamente en la dirección de lo que pretende Alberto Fabra, que considera que la única posibilidad de mantener la F-1 en la situación de crisis actual es limitarla a una competición cada dos años.

“Todo esto llega porque hay poco dinero”, admitió el presidente en junio, al tiempo que destacó la necesidad de “racionalizar” el coste de un evento y un contrato que firmó en 2007 el exjefe del Consell Francisco Camps en tono triunfal y con la promesa de que no iba a tener ningún coste para las arcas públicas. Cinco años después, la Generalitat ha tenido que hacer frente al canon millonario a Ecclestone tras comprar por un euro la empresa Valmor Sports, que no pudo pagarlo y dejó tras de sí una deuda de 35 millones de euros. A ello se suma el coste del propio circuito urbano, que no se recuperará a través de cargas urbanísticas hasta que se desarrolle el plan de El Grau.

El resultado es que ante la “delicada situación” económica actual, en las conversaciones entre ambas partes la Generalitat ha tenido que insistir ante Ecclestone en la necesidad de ajustar el gasto para hacer la carrera “asumible en momentos de dificultad”, como comentó también Fabra tras entrevistarse con el magnate en el circuito urbano de Valencia.

A día de hoy, el coste total de la competición sigue sin conocerse, pese a que el propio Fabra aseguró al portavoz de Compromís en las Cortes, Enric Morera, que daría a conocer los datos después del gran premio de junio.

Morera fue precisamente uno de los primeros en reaccionar al anuncio de Ecclestone. A su juicio, la eliminación de Valencia del calendario del año próximo —será sustituida probablemente por New Jersey, en Estados Unidos— confirma que tanto Camps como Fabra son presidentes “muy fáciles de engañar”. El propietario de la F-1 anuncia “que deja de hacer carreras en Valencia pero no dice si pagará una penalización económica”, señaló Morera.

El portavoz parlamentario de Compromís se declaró “indignado” por los contratos “secretos” firmados en la etapa de Francisco Camps, que nunca fueron facilitados a la oposición con la excusa de que eran “privados” pese a pagarse con dinero público.

“Pero ahora entendemos un poco más por qué Camps y luego Alberto Fabra no querían enseñar esos documentos, ya que las penalizaciones y las condiciones gravosas y perjudiciales siempre son para la Generalitat y nunca para las empresas”, sostuvo Morera. Compromís considera “incomprensible” que la Generalitat se vea expuesta a una penalización económica por querer abaratar o prescindir del contrato de la F-1 mientras que Ecclestone “decide si hace o no hace las carreras sin pagar ninguna penalización, aunque haya un contrato firmado”.

Para el síndic de Compromís, esto “demuestra” que tanto Camps como ahora Fabra “no están capacitados para negociar con nadie y, mucho menos, para gobernar la Comunidad Valenciana”.

Morera instó al presidente del Consell a que exija a Ecclestone el pago de una penalización económica por incumplimiento de contrato al eliminar la carrera del año próximo, “a no ser que eso no lo ponga en el documento que firmó Camps, que ahora que ya no tiene ninguna validez estaría bien que saliera a la luz, porque son muchos millones de euros los que han salido en los últimos años de las arcas públicas valencianas para ir a bancos de paraísos fiscales británicos”.