Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad, condenada a pagar 95.000 euros por un error diagnóstico

EL TSJM da la razón de forma parcial al demandante

El hospital no diagnosticó a tiempo la neumonía que le provocó la amputación de varios dedos

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado a la Consejería de Sanidad a pagar una indemnización de 95.000 euros a J.A.P.H, un paciente de 44 años que perdió los dedos de los pies por un error diagnóstico. El hospital 12 de octubre no detectó a tiempo la neumonía que sufría J.A.P.H y este retraso fue el que provocó la amputación.

El paciente perdió todos los dedos de sus extremidades exteriores por una necrosis

Según recoge la sentencia de la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso Administrativo, el demandante acudió al centro de salud el 26 de diciembre de 2007, aquejado de tos y fiebre, y se le recetó un tratamiento de Xumado y Flutox. Dos días después, regresó con un cuadro de tos y expectoración purulenta, congestión nasal, febrícula y dolor torácico, acompañados de náuseas, vómitos y diarrea con dolor abdominal.

Debido a su estado de taquicardia, hipertensión, sudoración y trabajo respiratorio, así como a la opacidad completa del pulmón izquierdo, reflejada en una radiografía, J.A.P.H tuvo que ser ingresado en la UCI. Fue en ese momento cuando se le diagnosticó la neumonía comunitaria. Dos semanas más tarde, se le practicó una traqueotomía. Cuando ya estaba instalado en planta, tuvieron que amputarle los dedos de ambas extremidades inferiores por una necrosis, lo que además le causó secuelas psíquicas y psicológicas.

La Consejería alega que la amputación no se debió a una mala praxis, sino a complicaciones en la evolución de su estado

J.A.P.H fue dado de alta en abril de 2008 con una minusvalía reconocida del 43%. El paciente solicitó una indemnización de 180.000 euros por daños y perjuicios por "la deficiente asistencia sanitaria prestada" en el centro de Atención Primaria. Argumentó que en su primera visita del 26 de diciembre ya mostraba síntomas que "permitían sospechar un cuadro grave que aconsejaban una exploración física y diagnóstica".

La defensa de la Comunidad de Madrid alegó que no existía "nexo casual" entre la atención médica y las secuelas y que la amputación de los dedos no se podía atribuir a una mala praxis del servicio médico, sino a una mala evolución de su estado.

El TSJM ha fallado a favor del demandante porque considera que sus síntomas deberían haberse recogido en el primer informe

Tanto el demandante como la Administración aportaron informes periciales para defender sus posturas. Tras analizar las pruebas, el TSJM falló a favor de J.A.P.H, ya que consideró que la profesional que le atendió no recogió en la historia clínica los síntomas que marcaron el tratamiento inicial y que podían haber evidenciado un cuadro más grave.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram