Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una semana de protestas sin descanso

La policía interrumpe una pequeña marcha cuando marchaba hacia la plaza de las Cortes

Varios funcionarios durante la protesta en el paseo del Prado. Ampliar foto
Varios funcionarios durante la protesta en el paseo del Prado. EFE

Las protestas espontáneas que se suceden a diario en Madrid desde el anuncio del Gobierno de una vuelta de ajuste más de 65.000 millones de euros han cumplido hoy su séptimo día sin descanso. Cientos de trabajadores de diferentes ministerios han vuelto a cortar esta mañana durante una media hora el tráfico en diversos puntos de la capital, como la plaza del Callao o la calle General Martínez Campos, el paseo de la Castellana, el paseo del Prado, la calle O'Donnell o las inmediaciones de plaza de Castilla.

Una de las manifestantes de la plaza de Callao ha explicado que los participantes en la concentración, en la que no había ningún emblema sindical, son personal laboral de diferentes ministerios. Los empleados públicos han cortado el tráfico apostándose a lo largo del paso de peatones de la plaza, y han protestado con pitos y bocinas y con pancartas con diferentes lemas contra el "recorte salarial". "No habrá paz", rezaba otro de los carteles.

El tráfico ha quedado restablecido en la zona a las doce y media. También se ha cortado el tráfico, alrededor de las once y media, en la calle General Martínez Campos, donde trabajadores públicos ataviados con camisetas negras con el lema Una vez yo tuve derechos laborales han salido a la calle a protestar. Durante un rato han permanecido en la calzada con pancartas contra los recortes, y han coreado consignas contra el Gobierno. Más protestas de empleados públicos se han visto a horas similares en otros puntos de la ciudad, como los alrededores de la Biblioteca Nacional o la bifurcación de las calles Alcalá y Gran Vía.

Como viene siendo habitual, uno de los cortes que más problemas de tráfico ha generado ha sido el de paseo de la Castellana a la altura de Nuevos Ministerios, donde han salido a la calle empleados públicos de Fomento, Empleo y Seguridad Social y Medio Ambiente. Asimismo, un grupo de 60 personas ha cortado esta misma vía a la altura del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo portando carteles con la imagen de unas tijeras y una señal de prohibido en protesta por los recortes.

En plaza de Castilla, los funcionarios de los juzgados también han vuelto a cortar los aledaños de estas dependencias. Por otro lado, decenas de empleados públicos de la Junta Municipal de Chamartín, del Museo de la Ciudad y del Auditorio Nacional de Música han parado la circulación en la calle Príncipe de Vergara, a la altura de la estación de Metro de Cruz del Rayo, un cuarto de hora al mediodía.

Además, la Policía ha interrumpido una pequeña manifestación de funcionarios que intentaba marchar hacia la plaza de las Cortes. Tras haber cortado el tráfico a su paso desde la calle Alcalá, un grupo de unos 50 manifestantes avanzaban por el paseo del Prado en dirección las Cortes —el dispositivo policial en las inmediaciones del Congreso mantiene cortado la circulación hasta la Cámara desde la plaza— cuando varias unidades de antidisturbios con los cascos en la mano han cerrado el paso a los manifestantes sobre las doce y media. Es la primera vez los agentes cortan estas marchas, que desde el pasado viernes finalizan ante las vallas.

Las protestas alcanzaron ayer por la tarde el clímax, cuando 100.000 ciudadanos según cálculos de EL PAÍS —la Policía los cifró en unas 40.000 personas y los sindicatos convocantes, en 800.000— salieron a manifestarse contra las últimas medidas aprobadas por el Gobierno apenas unas horas antes. Concluida la marcha, se registraron enfrentamientos entre un grupo de manifestantes y los antidisturbios, que se saldaron con 15 detenidos y 36 contusionados.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram