Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo nido para el águila pescadora

Acció Ecologista-Agró, la Fundación Baleària y la Generalitat se unen para recuperar esta rapaz

Estas aves desaparecieron del Montgó hace más de 30 años por la presencia humana

Águila pescadora fotografiada en una roca del cabo de Sant Antoni.
Águila pescadora fotografiada en una roca del cabo de Sant Antoni.

La masiva urbanización del litoral, la persecución directa y las molestias humanas causadas en época de cría, expulsaron al águila pescadora de la Península Ibérica a finales de los años cincuenta. Desapareció por completo de la costa cantábrica, el litoral mediterráneo y algunas islas, entre ellas Ibiza, Fuerteventura y Gran Canaria. De más de 200 ejemplares se pasó a 24 parejas.

No es hasta la segunda mitad de los ochenta cuando la tendencia se invierte y el águila pescadora vuelve a establecerse en Baleares y Canarias. La especie, en peligro de extinción, ha sido reintroducida con éxito en Andalucía mediante la técnica del hacking, que consiste en trasladar polluelos procedentes de países del norte de Europa a nidos artificiales y conseguir que se reproduzcan en su hábitat de adopción.

No es exactamente lo mismo que intentarán Acció Ecologista-Agró, la Fundación Baleària y la Consejería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente en los acantilados de Dénia y Xàbia, pero el objetivo de su proyecto El retorno del águila pescadora es el mismo: conseguir que esta rapaz vuelva a criar en la franja costera del parque natural del Montgó, de donde despareció hace más de 30 años.

Fue en otoño de 2007 cuando volvió a dejarse ver por los acantilados del cabo de Sant Antoni y desde entonces, el servicio de vigilancia de esta reserva marina tiene constancia de la existencia de dos ejemplares.

Según Joan Sala, de Acció Ecologista-Agró, “es muy probable que la pareja proceda del norte de Europa y haya venido a pasar el invierno, tal y como ha sucedido en la sierra de Tramuntana de Mallorca con una pareja que ha nidificado sobre un árbol". "Lo que queremos con este proyecto es darles la oportunidad de que se queden libremente. Tenemos una deuda ineludible con esta especie, que fue expulsada por la mano del hombre y es hora de saldarla” asegura.

Entre las actuaciones previstas dentro del programa de recuperación, para el que la Consejería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente aportará 7.000 euros, se incluyen la instalación de dos plataformas para la nidificación, -una en un árbol y otra en los acantilados-, la localización de los emplazamientos donde ya existieron anteriormente nidos, la colocación de réplicas para atraer ejemplares adultos y la modificación de las lineas eléctricas alrededor del cabo de Sant Antoni, para evitar que las rapaces mueran electrocutadas.

Con el proyecto de recuperación del águila pescadora, la Fundación Baleària estrena su programa Spill, una iniciativa que busca “crear capital social poniendo en contacto a organismos que comparten un mismo territorio y que disponen de pocos recursos, con el objetivo final de crear felicidad entre las personas”.

En este caso, los cerca de 20.000 euros donados por la entidad servirán para apoyar simultáneamente a la Fundación Novaterra, que aportará camisetas con el logo de la campaña, confeccionadas por una comunidad rural de Bangladesh y a Acció Ecologista-Agró, que comercializará las camisetas y llevará a cabo acciones de sensibilización entre la población. Entre los materiales de apoyo, se ha editado un cómic protagonizado por el águila pescadora, que será distribuido por la revista Camacuc y cuyo autor es Pere Amorós.