Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez pone en libertad con cargos a la mujer del electricista

Fuentes de la investigación consideran que tanto la mujer como el hijo desconocían que Manuel Fernández Castiñeiras era el autor del robo del Códice

El juez instructor de la causa abierta por el robo del Códice Calixtino ha dictado esta mañana auto de libertad provisional para Remedios Nieto Mayo, la esposa de Manuel Fernández Castiñeiras, el autor confeso de la sustracción de este manuscrito del siglo XII.

Nieto Mayo está imputada por blanqueo de capitales y un presunto delito contra la intimidad de las personas, al hallarse en el domicilio familiar, en Milladoiro (A Coruña), correspondencia de miembros del cabildo catedralicio y de los vecinos de este edificio.

La puesta en libertad de la mujer del principal imputado, en prisión provisional tras pasar el viernes pasado a disposición judicial, se produce un día después de que su hijo quedara en libertad provisional. De hecho, se alegó que ya no había riesgo para la investigación, una vez que en la madrugada del lunes fue hallada la maleta con unos 600.000 euros que era buscada por la policía nacional. Fuentes de la investigación consideran que tanto la mujer como el hijo desconocían que Manuel Fernández Castiñeiras era el autor del robo del Códice y que las detenciones se produjeron para evitar que se destruyeran pruebas. En el caso del hijo falta por aclarar la compra de un piso que está a su nombre ya que no ha podido justificar de dónde procedía el dinero. 

El dinero incautado en las diferentes propiedades de la familia detenida alcanza los dos millones de euros, puesto que al 1,8 millones hay que sumar 300.000 dólares (244.000 euros) que también aparecieron en uno de los pisos. El objetivo de la investigación es saber si todo ese dinero en metálico salió del robo continuado en la catedral o si una parte de él procedía de alguna venta de piezas de valor sustraídas del templo. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que el juez Vázquez Taín deberá todavía concretar si acusa al presunto ladrón de hurto o robo con fuerza, tal y como consta en el escrito del ministerio público. Según ha podido saber EL PAÍS, el instructor antes de formalizar la imputación planea reconstruir el robo en la catedral con una prueba pericial para conocer el origen de determinados billetes. Y sobre todo determinar cómo se produjo la presunta sustracción del dinero, en qué cantidades y durante cuanto tiempo.

El único que continúa en prisión es extrabajador de la basílica, que trabajó durante 25 años en la Catedral, se le acusa de blanqueo de capitales, así como de robo con fuerza continuado, hurto y delitos contra la intimidad de las personas