Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoido da un golpe de timón y cambia la estructura del PP de Arenas

El nuevo organigrama suprime los vicepresidentes, el vicesecretario y el portavoz

Arenas, Zoido y Tarno, el 17 de junio.
Arenas, Zoido y Tarno, el 17 de junio.

Juan Ignacio Zoido dejó claro desde un principio que estampará su sello en la nueva era que estrena el PP andaluz tras la salida precipitada de Javier Arenas. Tardó tres días en aceptar la candidatura única a la presidencia del partido, que se consagrará en el 13º congreso de este fin de semana en Granada, pese a las muchas presiones que recibió para que dijera que sí de inmediato. Luego pidió manos libres, hizo valer su posición de fuerza y optó por un hombre de su confianza como número dos —José Luis Sanz, alcalde de Tomares—, sin escuchar las voces que se quejaban de un empacho de Sevilla. Y ahora ha dado un vuelco a la estructura de la formación heredada de su predecesor, y ha suprimido las vicepresidencias, la vicesecretaría general y la portavocía.

Toda una sucesión ordenada de gestos que construyen una secuencia que habla de un rumbo diferente del de Arenas, y que el propio Zoido ha ido apuntando con pequeñas pinceladas en sus intervenciones públicas.

Si el sábado pasado, cuando confirmó a Sanz en la secretaría general, el alcalde de Sevilla anunció “nuevas formas”, con la ponencia sobre el Reglamento de Organización —que presentó ayer uno de sus redactores, el presidente de Huelva, Manuel Andrés González—, Zoido rompe con la tónica que ha imperado en los últimos años de abarrotar de cargos la cúpula del partido para contentar a todos y, de paso, restarle importancia a estos puestos. De modo que lo relevante fueran la presidencia y secretaría general, hasta ahora ocupadas por Arenas y Antonio Sanz.

De hecho, Zoido es uno de los 10 vicepresidentes con que cuenta el organigrama todavía vigente, una distinción meramente honorífica que ahora desaparece, como también la vicesecretaría general (Ricardo Tarno) y la portavocía (Rosario Soto), esta última, curiosamente, con poco más de dos años de vida.

En compensación, crece el papel los ocho presidentes provinciales, que se constituyen en el nuevo comité territorial, que será dirigido de manera rotatoria por cada uno de sus miembros y se reunirá una vez al mes en una provincia distinta. También se crea el comité de gobiernos locales, que estará integrado por los presidentes de las diputaciones, los alcaldes de las ocho capitales y de municipios de más de 100.000 habitantes.

La intención de Juan Ignacio Zoido, según explicó Manuel Andrés González, es apoyarse más en los representantes municipales. Javier Arenas, sobre todo en la recta final de su mandato, usó machaconamente la baza de los regidores, su mejor cartel y activo, con un sólido poder real y lo que eso significa para la estructura orgánica del partido: entrar en las Administraciones y entreverarse en colectivos sociales y laborales. Pero su papel residía fundamentalmente en ser un reclamo electoral y eficaz ariete contra la Junta y, en menor medida, participar en la vida orgánica del partido. Los llamaba “avanzadilla del cambio”, en la legislatura pasada llenó el Parlamento andaluz de ellos, y solía protagonizar todo tipo de actos en los que él siempre terminaba por aparecer como el epicentro del pretendido seísmo electoral, que luego se frustró el pasado 25 de marzo al no lograr la mayoría absoluta.

El virtual líder del PP andaluz incorpora en el comité de dirección a los presidentes del comité territorial, Interparlamentaria, Intermunicipal y comité de gobiernos locales, así como al delegado del Gobierno en Andalucía. El presidente del Consejo Andaluz de Alcaldes se mantendrá en la nueva estructura.

González subrayó que entre las novedades de la ponencia del reglamento se incluye un artículo que define los principios generales de ética y conducta para los cargos de representación institucional, la consolidación de elementos como la oficina del parlamentario, los servicios de atención al ciudadano o las oficinas virtuales, informa Europa Press. “Se reafirma un PP andaluz centrado en el municipalismo, en las personas, en solucionar los problemas de los andaluces y preparado para gobernar en esta tierra”, señaló.

Una vez desaparecidas la vicesecretaría general y la portavocía, las incógnitas del congreso que comienza el viernes próximo son aún menos de las pocas que ya quedaban. Las expectativas se centran en ver cómo encajan las provincias los cambios y el grado de apoyo a Zoido.