Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caballero fuerza la renuncia de Silva al Congreso entre ataques a Vázquez

El líder del PSdeG había anunciado la apertura de un expediente sancionador

Caballero saluda a Vázquez ante Silva en la presentación de la lista de Pontevedra, en 2011.  LALO R. VILLAR
Caballero saluda a Vázquez ante Silva en la presentación de la lista de Pontevedra, en 2011. / LALO R. VILLAR

Con la vista puesta en las primarias de las que saldrá el candidato a la presidencia de la Xunta, los socialistas gallegos repiten las tensiones de las vísperas del congreso del PSdeG celebrado en marzo. Este fin de semana, la teniente de alcalde de Vigo, Carmela Silva, pagó el peaje de su escaño en el Congreso para calmar las voces del sector afín al regidor vigués, Abel Caballero. Sus principales apoyos en Galicia se alineaban ya con Vázquez ante el incumplimiento de Silva de la norma estatutaria de “un cargo, un voto”. La teniente de alcalde viguesa ha tirado la toalla y renunciado a su escaño en el Congreso de los diputados. Vázquez no le había dejado más salidas. Ni a ella, ni a los “caballeristas”. El anuncio de la apertura de un expediente sancionador contra la militante díscola prometía dejar fuera de juego a los leales al alcalde vigués.

 “Quizás aún propongan a la teniente de alcalde de Vigo a la presidencia de la Xunta: tiene pocos cargos”, ironizaba hace apenas unos días el portavoz del PP, Antonio Rocríguez Miranda, sobre la tensión permanente del PSdeG con el secretario general, Pachi Vázquez, para forzar a Carmela Silva a cesar en uno de los dos cargos institucionales (en el Ayuntamiento de Vigo y el Congreso de los diputados) y con ésta y Caballero intentando hacerse fuertes en la indisciplina interna para debilitar a Vázquez.

El polvorín interno sobre el que, desde el anuncio de las primarias, ha mantenido su liderazgo el secretario general de los socialistas gallegos se rebajó ayer en algunos grados con la renuncia de Silva al escaño en el Congreso.

Pero todo indica que no es más que un paso atrás para tomar impulso con vistas a las primarias en las que el sector de Caballero pretende disputar la secretaría general a Pachi Vázquez o alinearse con algunos de sus enemigos internos. Tras unos días de fuego cruzado entre ambos sectores del partido, Silva zanjó la polémica que comenzaba a debilitar al alcalde de Vigo entre los suyos. Anunció su renuncia al escaño en el Congreso pero quiso dejar claro su malestar.

En una carta dirigida al secretario de organización del PSOE recogida ayer por Faro de Vigo, la teniente de alcalde de esa ciudad informaba de su decisión de “cumplir con los ciudadanos que apoyan a Caballero”. Una proclamación de “viguismo” pero también de respaldo reforzado a los intereses políticos del regidor. Al mismo tiempo, denunciaba “una persecución” del secretario general gallego al que acusa de haber “hecho gala de un abuso intolerable de poder, promoviendo resoluciones que no le competen”, en alusión a la apertura del expediente sancionador.

En el escrito en el que anuncia su renuncia al escaño, Silva insiste en que no se ha aferrado a ningún puesto y recuerda que solo estaba cobrando un salario (el del Congreso) “igual que lo hacen el resto de senadores y diputados socialistas que compatibilizan cargos públicos”.