Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Yo no tengo críticos, que sepa ¿no?”, dice Griñán

El congreso del PSOE andaluz comienza con la intención de “abrir un tiempo nuevo” en el partido

José Antonio Griñán, en la inauguración del congreso.
José Antonio Griñán, en la inauguración del congreso.

José Antonio Griñán quiere darle una nueva vuelta de tuerca al PSOE andaluz en el 12º congreso del PSOE de Andalucía que ha comenzado hoy en Almería. Cuando accedió al cargo hace tres años ya apostó por la renovación generacional y eligió un equipo de dirigentes de treintaitantos años que ha afrontado y cosechado los peores resultados electorales de este partido. Si en el anterior congreso, el partido apoyó sin fisuras, aunque con algunas dudas, a Griñán y su equipo, tres años después hay grietas en algunas provincias. Cuatro agrupaciones (Sevilla, Cádiz, Málaga y Córdoba) acuden divididas en dos listas de delegados.

En estas provincias están más pendientes de sus propios congresos provinciales que del andaluz y salvo sorpresas van a dar un apoyo rotundo a Griñán como secretario general, pero quieren también tener presencia en la próxima ejecutiva regional. En el pasado les unión el apoyo a la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba a la secretaría federal frente a la presentada por Carme Chacón, que fue apoyada por Griñán. Está previsto que la diputada catalana acuda esta tarde al congreso.

Griñán ha dicho esta mañana cuando se le ha preguntado si va a haber integración: “Yo no tengo críticos, que sepa ¿no?”. Según fuentes próximas al secretario general, Griñán no tiene previsto hacer concesiones al sector crítico.

En la inauguración del congreso, la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha defendido la necesidad de que este partido “abra un tiempo nuevo” y aseguró que la ciudadanía “está pidiendo un cambio al PSOE”. Díaz, que dejará el cargo por deseo expreso de Griñán tras nombrarla consejera de la Presidencia, ha hecho referencia a la dificultad a la que se enfrenta el PSOE en Andalucía, comunidad en la que gobierna en coalición con IU en medio de una brutal crisis económica. “Esta va a ser la legistura más complicada de la autonomía andaluza”, ha resaltado.

Al acto de inauguración del congreso asisten el presidente de patronal, Santiago Herrero, y los líderes de CC OO, Francisco Carbonero, y de UGT, Mahuel Pastrana.

La dirección federal está representada por Elena Valenciano, Antonio Hernando, Gaspar Zarrías, Trinidad Jiménez y Jesús Caldera.

Durante su intervención en la primera jornada del congreso, la vicesecretaria general socialista, Elena Valenciano, ha lanzado un nítido mensaje a los delegados para que antepongan la cohesión interna. La ejecutiva que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba considera cicatrizadas las heridas que se produjeron en el congreso federal donde la delegación andaluza acudió dividida en dos. Ferraz no ve con buenos ojos que se le plante batalla a Griñán, que también es presidente federal del partido ni ha avalado ninguna de las candidaturas críticas surgidas con posterioridad al congreso federal.

“Vienen tiempos muy duros y hace falta que estemos unidos”, ha dicho la número dos de la dirección federal, quien considera “esencial” que se rompa la “línea de continuidad” en este partido. “Son tiempos de volver a arremangarse, tiempos difíciles”, ha resaltado. “El PSOE no es una montaña rusa, sino una noria, algunos están arriba y suben y vuelven a bajar. Esa noria nunca se debe detener”.