Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga los sueldos de altos cargos de CatalunyaCaixa

El ministerio público sospecha de las “elevadas” retribuciones de la dirección

El fiscal recuerda que la entidad "ha necesitado ayudas públicas"

Los presidentes de las Caixas, Manresa, Manel Rossell (i), Catalunya, Narcis Serra (2i), y Tarragona, Gabriel Sabaté (2d), unen sus manos con el nuevo director general de la entidad resultante de la fusión de las tres cajas Adolf Todó (d).
Los presidentes de las Caixas, Manresa, Manel Rossell (i), Catalunya, Narcis Serra (2i), y Tarragona, Gabriel Sabaté (2d), unen sus manos con el nuevo director general de la entidad resultante de la fusión de las tres cajas Adolf Todó (d).

La fiscalía de Barcelona ha abierto una investigación sobre las “elevadas” retribuciones que han percibido altos cargos de CatalunyaCaixa, la entidad que fue nacionalizada el año pasado y que nació tras la fusión de tres cajas catalanas: Caixa Catalunya, Manresa y Tarragona. El ministerio público recuerda que la entidad “ha necesitado ayudas públicas del Estado” y, por esa razón, indagará si directivos y consejeros recibieron sus honorarios a costa del erario público.

La investigación del fiscal Fernando Maldonado abarca los sueldos, planes de pensiones e indemnizaciones recibidas por altos cargos en los últimos años; en especial, desde 2010, cuando la antigua Caixa Catalunya empezó a recibir ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que ahora controla el 89,7% de entidad. En total, el FROB ha inyectado 2.968 millones de euros. El fiscal ha solicitado ya documentación y no descarta que las presuntas irregularidades afecten, también, a ex altos cargos de Caixa Catalunya.

Ante los escándalos en cajas rescatadas, el Banco de España obligó el pasado noviembre a las entidades a hacer públicos los sueldos de sus cúpulas. Según los datos aportados por CatalunyaCaixa, su presidente, Adolf Todó, cobró el año pasado 1,55 millones y tenía derecho a una pensión por 3,46 millones. El número dos de la entidad, Jaume Masana, percibió en 2011 un sueldo de 866.000 euros con pensión de 637.000. Otros directivos con elevados salarios fueron Andreu Plaza (394.000 euros) y Francisco José Tárrega (365.000).

La caja catalana defiende que la política salarial se ajusta a la normativa

CatalunyaCaixa respondió este miércoles que ninguno de esos directivos supera hoy el techo de los 300.000 euros anuales fijado por el Gobierno central para las entidades con participación pública. La norma limita la cláusula de indemnización a dos anualidades. La entidad señaló en un comunicado que, “la política de retribución se ha determinado siguiendo, en todo momento y escrupulosamente, los procedimientos establecidos”. De acuerdo con el comunicado, la entidad se puso “a disposición de la fiscalía, con total transparencia” para “aclarar cualquier duda”, aunque recordó que las políticas de retribución de los directivos ya han sido verificadas por los organismos reguladores.

La fiscalía basa el inicio de la investigación en “las informaciones aparecidas en los medios de comunicación” y pretende “aclarar las presuntas irregularidades” a la hora de fijar “un régimen de retribuciones elevadas para altos cargos”.

Recientemente, el expresidente de CatalunyaCaixa, Narcís Serra, explicó en una entrevista a la cadena 8TV, que no se llevó “ni un euro” de la entidad. Serra negó haber cobrado indemnización alguna y afirmó que solo cobró la parte proporcional del sueldo por los días que había trabajado. Quien sí percibió una elevada retribución fue el director general de la entidad hasta 2008, Josep Maria Loza, que tras una década en el cargo recibió una indemnización de cinco millones y otros cinco por fondo de pensiones.

Los elevados sueldos de los directivos de las cajas han suscitado una gran polémica. En enero de este año, el Gobierno cuestionó las retribuciones de los directivos de las cajas que han recibido fondos públicos. Para ello, el ministro de Economía, Luis de Guindos, solicitó al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, un informe sobre la adecuación de las retribuciones fijas y variables de altos cargos y consejeros de entidades rescatadas.

Con este caso ya son dos las investigaciones de la fiscalía de Barcelona por supuestas irregularidades en cajas, tras la apertura de diligencias respecto a las pensiones de cuatro exdirectivos de Caixa Penedès.