Rajoy escenifica su respaldo al relevo de Arenas por Zoido en el PP andaluz

El presidente despide con elogios al que ha sido líder del partido durante 19 años

Arenas, Rajoy y Zoido, antes de la junta directiva nacional.
Arenas, Rajoy y Zoido, antes de la junta directiva nacional.GARCÍA CORDERO

Mariano Rajoy ha querido dejar constancia de su respaldo al proceso de transición que experimenta el PP andaluz y convocó el lunes a la junta directiva nacional (el máximo órgano entre congresos) en Sevilla. La organización autonómica —que fue determinante en la amplia mayoría que obtuvo el presidente del Gobierno en las elecciones del pasado noviembre— vive un momento azorado con el cambio de liderazgo de Javier Arenas a Juan Ignacio Zoido. El espaldarazo de la dirección nacional, además de un bálsamo que remedias las inevitables heridas que está dejando esta metamorfosis, es una forma también de disuadir a los dirigentes descontentos de cualquier tentación de maniobra.

Aunque Rajoy dedicó la mayor parte de su discurso a pedir ayuda a su partido en la tarea de explicar a los ciudadanos que se avecinan más recortes, y que se harán principalmente en las autonomías, su sola presencia en Sevilla es un gesto que simboliza el aval a la nueva etapa que emprende el PP andaluz sin Javier Arenas. El inicio se hará oficial en el congreso regional de mediados de este mes en Granada. Estuvo la cúpula al completo, con la única ausencia relevante de Dolores de Cospedal, secretaria general, que se quedó en la comunidad de la que es presidenta, Castilla-La Mancha, para supervisar las labores de extinción del incendio de Hellín (Albacete).

En realidad, la reunión en sí fue un visto y no visto. Solo se abrió a la prensa la intervención de Rajoy, quien tras unas palabras de cortesía a la capital andaluza, agradeció a Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla y virtual líder del PP autonómico, su trabajo como regidor, “ejemplo de gestión eficaz y liderazgo”. “En apenas un año ha demostrado lo que todos ya sabían: que es un gran alcalde de una gran ciudad, un referente para muchos alcaldes de España y para todo el PP”, dijo. Y apostilló: “Va a estar a la altura de lo que le pida el PP de Andalucía”. A Javier Arenas le dedicó unos minutos más y se dirigió directamente a él: “Todo te debemos mucho, yo el primero, ya lo he dicho otras veces; has marcado el camino a mucha gente, y has logrado que el PP se haya convertido en el primer partido de Andalucía, gobernar en los grandes Ayuntamientos y en la mayorías de las diputaciones”. “Tu trabajo, tu liderazgo y tu descomunal generosidad nos han llevado a cuotas que ahora parecen fáciles, pero que hace algunos años eran impensables”, recalcó.

Igualmente, reiteró que el que ha sido líder del PP andaluz durante casi dos décadas es un “activo muy valioso” y una “referencia para todos”. “Por eso necesitamos que nos sigas aportando lo mejor de tu experiencia, de tu ilusión y de tu capacidad de trabajo en beneficio de los andaluces, de los españoles y de todos los que estamos aquí”, añadió.

Javier Arenas, que se encontraba en la mesa presidencial, se emocionó e incluso esbozó una expresión cercana al llanto. El también vicesecretario de Política Autonómica y Local ha pasado estas semanas por un trance personal muy difícil, al abandonar de la noche a la mañana el cometido al que se ha dedicado con denuedo en los últimos años, y que terminó el 25 de marzo con el amargo resultado de una victoria insuficiente para gobernar Andalucía, después de tres intentos fallidos. Tras el congreso regional —que se celebrará entre el 13 y el 15 de este mes—, se centrará en sus labores orgánicas de Génova y en el Senado. No se sabe cuándo dejará el escaño del Parlamento andaluz, su entorno asegura que, en cualquier caso, su intención es renunciar antes de que finalice el año.

En cuanto al futuro organigrama del PP andaluz, es oficioso que el secretario general será el actual presidente de Sevilla y alcalde de Tomares, José Luis Sanz, a quien algunos se refieren como “el hombre de Cospedal en Andalucía”. A partir de aquí, solo restan cuatro puestos clave por despejar: vicesecretario general, de Organización, Electoral y portavoz. Se especula con nombramientos de las provincias orientales para intentar equilibrar la saturación de Sevilla. En la sede de la calle San Fernando ya hay movimiento en los despachos. Antonio Sanz, el todavía número dos, ha recogido el ordenador y metido sus pertenencias en cajas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS