Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal denuncia a Marina Castaño por estafa, apropiación indebida y fraude fiscal

El ministerio público descubre indicios de malversación de caudales públicos tras investigar a la sociedad Lengua y Literatura, AIE, creada por Cela y su viuda

Marino Castaño llegando a la Fundación Cela
Marino Castaño llegando a la Fundación Cela

El fiscal de Santiago, Álvaro García, ha denunciado en el juzgado de Padrón a la viuda de Cela, Marina Castaño, y el exgerente de la fundación creada por el autor, Tomás Cavanna, por posibles delitos de malversación de caudales públicos, estafa, apropiación indebida y fraude fiscal.

La investigación surge a raíz de una denuncia presentada por una vecina de Iria Flavia, la localidad de Padrón (A Coruña) en la que se asienta la institución del escritor desde 1991. Lola Ramos, fotógrafa y escritora, lleva años tirando del hilo y denunciando, desde 2004, en las diferentes Administraciones y en los medios de comunicación, hechos que presumiblemente se cocinaban en la acera de enfrente de su domicilio, la Casa de los Canónigos, sede de la fundación. El enésimo lugar en el que recaló con sus archivadores cargados de una documentación cosechada con paciencia ha sido la Fiscalía de Galicia, y fuentes próximas a la investigación aseguran a este diario que hay “materia penal”, claros indicios de delito en los trasvases de dinero efectuados entre la fundación y las sociedades propiedad de Cela y Castaño.

Cavanna (gerente hasta 2010, cuando la Xunta inició la transformación de la fundación para salvarla de la bancarrota) y Castaño, según explicó ayer Ramos, “se prestaron a crear las sociedades interpuestas con el fin de obtener las devoluciones del IVA”. Lengua y Literatura AIE se hizo “con un capital que procedía en un 80% de las subvenciones que recibía la Fundación Camilo José Cela y en un 20%, de una sociedad privada del matrimonio denominada Letra y Tinta, SL”. “La constitución de esta sociedad fantasma”, que luego se embolsaría el dinero que devolvía a la institución cultural la Agencia Tributaria, está “prohibida por el Real Decreto Ley de Fundaciones sin fines lucrativos y además supone un gravísimo delito fiscal”, denuncia Ramos.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que su Ejecutivo "estará a lo que digan los fiscales" en relación a posibles decisiones a tomar con respecto a la Fundación Camilo José Cela, ahora de carácter público, aunque ha precisado que, por el momento, no cuenta "con notificación de nada" sobre la actuación impulsada por la Fiscalía. "Si hay una investigación de un fiscal, supongo que nos darán traslado y, a partir de ahí, tomaremos nuestra decisión", ha manifestado, preguntado por si se plantea su Ejecutivo la opción de apartar a Marina Castaño, viuda del Nobel, de la Fundación.

Al tiempo, ha negado que miembros de la Xunta tuvieran previamente constancia de "posibles irregularidades" en la gestión de dinero público. "No creo que ningún miembro o alto cargo de la Xunta tuviese conocimiento de las posibles irregularidades que el fiscal investiga", ha apuntado, para añadir que lo que "sabe" su Ejecutivo es lo que está "publicado".