Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instituciones y entidades académicas rechazan el decreto de plurilingüismo

Las cinco universidades, la Acadèmia y treinta organizaciones dan la espalda al nuevo borrador

La Consejería de Educación espera aprobarlo en julio e implantarlo en septiembre

Los miembros de Escola Valenciana, las universidades públicas y la AVL durante el acto institucional de rechazo al decreto de plurilingüismo.
Los miembros de Escola Valenciana, las universidades públicas y la AVL durante el acto institucional de rechazo al decreto de plurilingüismo.

“Para elaborar un nuevo modelo de enseñanza plurilingüe es un error partir de cero”. Así se ha expresado Vicent Moreno, presidente de la entidad cultural Escola Valenciana, que representa a 200.000 alumnos que estudian en la lengua propia, en el “acto institucional” celebrado en el Paraninfo de la Universitat de València, en el que 35 entidades e instituciones académicas, entre ellas las cinco universidades públicas y la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), han mostrado su rechazo al último borrador de decreto de plurilingüismo que la Consejería de Educación presentó la semana pasada en el Consejo Escolar Valenciano, para ser aprobado en julio.

La “consecuencia” de esta falta de consenso y ausencia de incorporación de ninguna de las nueve propuestas consensuadas con sindicatos, padres, directores e inspectores remitidas el 18 abril por Escola Valenciana a la consejería es, según experto en el aprendizaje simultáneo del castellano, valenciano e inglés, el profesor Gerard Fullana, que “el curso que viene se pondrá en marcha un nuevo sistema educativo valenciano sin recursos, sin materiales, sin la preparación docente que hace falta y que frena los actuales programas de enseñanza que han tenido el valenciano como lengua vehicular”.

Este panorama es considerado por los expertos reunidos en la Universitat como “muy grave”. De hecho, el rector de la Universitat Jaume I de Castellón, Vicent Climent, se ha visto obligado a remitir una carta a la consejera de Educación, María José Catalá, en que expone su decepción por la implantación de un nuevo modelo de enseñanza trilingüe sin el consenso de la comunidad educativa.

El resto de universidades estudian medidas similares para expresar su “rechazo” a la decisión de la Generalitat de seguir adelante con la implantación del inglés desde los 3 años sin tener en cuenta los programas de enseñanza en valenciano vigentes en la Llei d’Ùs i Ensenyament en Valencià en vigor desde hace casi 30 años.

El decreto de Educación, elimina de un plumazo los Programas de Inmersión Lingüística (PIL)

“Durante década, los docentes, hemos ido construyendo un sistema educativo a todo color”, ha afirmado Vicent Moreno, que a su vez es director de un colegio de Catarroja. “Un sistema educativo basado en cuatro ejes: participación y valores, nuevas herramientas y Tecnologías de la Información, sostenibilidad y medio ambiente y plurilingüismo, siempre partiendo de los programas educativos que mejor resultado han dado hasta ahora, el Programa de Enseñanza en Valenciano (PEV) y el Programa de Inmersión Lingüística (PIL)”.

Sin embargo, pese a la contundente demanda de la comunidad académica, incluido el Consell Valencià de Cultura, que también se ha expresado en el sentido de mantener ambas líneas de enseñanza en valenciano, junto a la de enseñanza en castellano, el último borrador de Educación, elimina de un plumazo los PIL para introducir el inglés desde los 3 años, sin contar con el profesorado y los materiales adecuados.

“Queremos insistir en este hecho”, ha subrayado Gerard Fullana, que preside la Comisión de Educación de Escola Valenciana que ha negociado durante meses con los técnicos de la consejería. “Hay que aprovechar los estudios hechos por los máximos expertos en materia plurilingüe de nuestro país. Aprovechar las metodologías del tratamiento integrado de las lenguas y escuchar los postulados europeos y las diferentes experiencias en el mundo donde existen varias lenguas oficiales y minoritarias que impulsar”.

La “decepción” se ha instalado entre los académicos, asociaciones educativas y los tres sindicatos CC OO, UGT y STEPV que han defendido y apoyado el documento La escuela valenciana. Un modelo de educación plurilingüe e intercultural para el sistema educativo valenciano que, en su opinión, “no margina a ninguna lengua”.

Plantea un retroceso en el

aprendizaje del valenciano y deja

que las familias escojan la lengua

Los partidos de oposición Esquerra Unida, Compromís, Esquerra Republicana y el PSPV-PSOE también han acudido a expresar su rechazo explícito a la propuesta de la Generalitat que ahora, en el tercer y último borrador presentado ya al Consejo Escolar, “elimina la inmersión lingüística, obvia la catalogación de plazas en valenciano a todos los niveles, plantea un retroceso en el aprendizaje del valenciano y, además, pretende abrir una consulta a las familias para digan en qué lengua quieren que estudien sus hijos”.

“Esta medida”, según Vicent Moreno, es “francamente grave”. La Administración valenciana se desentiende así de la promoción del valenciano, cuya obligación regulan tanto la LUEV, como el Estatut d’Autonomia y la propia Constitución, además de que permite que los alumnos decidan en qué lengua quieren examinarse, independientemente de que la materia se imparta en castellano, valenciano o inglés.

“Derogar los Programas de Inmersión Lingüística (PIL) equivale a eliminar uno de los programas que se ha manifestado óptimo”, sostiene Fullana, que advierte a Catalá de que: “Las políticas educativas que fracasan no son aquellas que cometen errores, sino aquellas que reinciden en los mismos errores, las que no los reconocen o se manifiestan incapaces de corregirlos”.

Por último, el acto ha denunciado la política de “escaparate” de la Consejería de Educación, ya que lejos de pretender conseguir que los alumnos del sistema educativo salgan a los 16 años con capacidad para hablar, leer y escribir en los tres idiomas, el modelo se implantará con coste cero. El texto oficial propuesto dice explícitamente que: “La implementación y el posterior desarrollo de la orden de plurilingüismo no podrán tener ninguna incidencia en la dotación de todos y cada uno de los capítulos e gasto asignados a la consejería competente en materia de Educación”.