Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Miguel Hernández: “En Elche no han querido ni vernos”

El Ayuntamiento atribuye la fuga del legado a intereses económicos de Lucía Izquierdo

Los 5000 documentos del poeta irán a Quesada (Jaén) tierra natal de Josefina Manresa

La nuera del poeta, Lucía Izquierdo, retirando cajas del legado del Archivo Municipal de Elche.
La nuera del poeta, Lucía Izquierdo, retirando cajas del legado del Archivo Municipal de Elche.

¿El legado del poeta Miguel Hernández abandona Elche por razones políticas o económicas? Los herederos tienen claro que motivos “ideológicos” y la “nula voluntad” de la nueva alcaldesa, Mercedes Alonso de negociar les llevó a negociar con el Ayuntamiento de Quesada (Jaén). El traslado del legado al pueblo natal de Josefina Manresa, esposa del poeta, iría acompañado de un proyecto de difusión y promoción de la vida y obra de Hernández, que contaría con la colaboración de la Diputación y de la Junta de Andalucía. “Pero en Elche no han querido ni vernos, ni negociar, dialogando se hubiera podido arreglar”, se quejó ayer Lucía Izquierdo, nuera del poeta.

El legado, integrado por más de 5.000 documentos, se trasladará a este pueblo de 5.000 habitantes, y será gestionado por una nueva Fundación Miguel Hernández-Josefina Manresa. La familia asegura que no cobrará nada hasta que generen beneficios los derechos de autor de las actividades que desarrollen.

Sin embargo, el equipo de Gobierno de Elche, del PP, consideró que el traslado del legado es “una cuestión fundamentalmente económica”, y aseguró que si la familia se lleva estos documentos es porque el Ayuntamiento “no puede pagar los tres millones de euros comprometidos en el convenio con el anterior alcalde”, dijo el edil de Cultura, Pablo Ruz.

Rovira: " Se confirma el desprecio ideológico del PP hacia el poeta"

El Ayuntamiento aprovechó la ocasión para repartir a los medios de comunicación una carta, de febrero de este año, en la que Izquierdo reclama al Ayuntamiento 1,47 millones de euros en concepto de indemnización al considerar que la decisión de la nueva alcaldesa del PP, Mercedes Alonso, de rescindir el convenio suscrito con el anterior alcalde, el socialista Alejandro Soler, fue “lesiva” para sus intereses. La familia calcula que el embalaje del legado supuso una “merma” en los ingresos obtenidos por derechos de autor de 72.479 euros anuales. Esa cantidad multiplicada por 19 años de vigencia del convenio serían 1,377 millones, y piden otros 100.000 euros por daños morales por la manera en la que se rescindió el contrato. Izquierdo tildó de “justa” esta reclamación que, recordó, que no existiría si la actitud del Gobierno municipal hubiera sido la del “acuerdo y el diálogo”. La nuera del poeta exigió a la alcaldesa que demuestre cuántas reuniones ha convocado para tratar el futuro del legado. “No les ha interesado este tema lo más mínimo”, dijo.

La noticia del traslado del legado del poeta desde Elche hasta Quesada provocó reacciones en el ámbito cultural. Santiago Grisolía, presidente del Consell Valencià de Cultura, se limitó a comentar que “el patrimonio debe protegerse y conservarse en su lugar de origen”. El escritor, y biógrafo de Miguel Hernández, José Luis Ferris, restó importancia al cambio. “Mientras esté bien conservado y accesible a los investigadores, me da igual que esté aquí que en Madrid, Salamanca o Jaén”.

Santiago Grisolía: "El patrimonio debe conservarse y protegerse en el lugar de origen"

Más crítico fue el catedrático de Literatura en la Universidad de Alicante, José Carlos Rovira, que mostró su “tristeza y enfado” por la pérdida de estos documentos. Rovira, que también fue comisario del Año Miguel Hernández designado por el Gobierno, consideró que la decisión del Ayuntamiento de Elche confirma “el desprecio ideológico del PP” hacia el poeta. “Son ellos los que lo han dejado perder, que no echen la culpa a nadie”, dijo Rovira, quien “entiende” a la familia que prefiera trasladar estos documentos a Quesada donde las instituciones andaluzas “colaborarán para activar el valor del legado”.

El concejal socialista en el Ayuntamiento de Elche, Héctor Díez, mostró su “malestar” por la pérdida de este patrimonio y acusó directamente a la alcaldesa, Mercedes Alonso, de “expulsar el legado del poeta al exilio”.

El intento de que los documentos del poeta del pueblo los gestionara la Diputación de Alicante o el Ayuntamiento de Orihuela fracasaron por completo, y mientras las instituciones valencianas no se pusieron de acuerdo, en Andalucía pretenden convertir a Hernández en su poeta predilecto.