Cavadas reimplanta ambos pies a un niño de 10 años que caminará en seis meses

El menor de 10 años sufrió un grave accidente y fue intervenido por el cirujano en el Hospital de Manises

Maritrini Jiménez junto a su hijo David, de 10 años, en la habitación del Hospital de Manises.
Maritrini Jiménez junto a su hijo David, de 10 años, en la habitación del Hospital de Manises.MANUEL BRUQUE (EFE)

David tiene 10 años y perdió los dos pies en un accidente de tráfico que sufrió el pasado 15 de junio, cuando la furgoneta en la que viajaba con su familia se salió de la autopista a la altura de Benicarló (Castellón). A las cuatro de la tarde, el cirujano Pedro Cavadas recibió el aviso del violento traumatismo. “A las seis de la tarde ya estábamos en el quirófano”, explica a EL PAÍS este especialista en medicina reconstructiva el martes por la tarde, poco después de haberse hecho pública la operación. En una intervención que duró seis horas y media, el equipo del especialista valenciano reimplantó las dos extremidades, lo que permitirá a David volver a andar en seis meses, apunta el especialista.

Apenas hay descritos

Este tipo de intervenciones no son frecuentes por distintos motivos. Lo habitual en un accidente de tráfico tan violento como el que sufrió el paciente intervenido es que las lesiones se centren en la cabeza, el tórax o la columna. En su caso, las consecuencias prácticamente se limitaron al desgarro de los dos pies. Puede resultar seccionada alguna extremidad, pero raramente las dos. Y si sucede, “lo habitual es que se cierre el muñón y que se ponga una prótesis, en lugar de proceder al reimplante”. Por ello, como indica Cavadas, apenas hay descritas en la literatura científica una quincena de reimplantes dobles de este tipo, la mitad en menores de edad.

La intervención tuvo lugar en el hospital de Manises, público de gestión privada, convertido en centro de referencia de este tipo de lesiones en la Comunidad Valenciana y en cuyo centro de traumatismos de alta energía opera el cirujano valenciano.

El desgarro sufrido en el pie derecho fue por encima del tobillo, lo que permitirá que el paciente recupere la movilidad de la extremidad, como explica Cavadas. En el otro pie, la lesión afectó de lleno a la articulación, por lo que no será posible una recuperación completa. En todo caso, el resultado es muy superior al que ofrecería cualquier prótesis. Además, “cuanto más pequeño es el paciente, mejor se cura”. En todo caso, y pese a la satisfactoria evolución del paciente, tendrá que someterse a nuevas intervenciones, como el alargamiento de tibia de una de las extremidades.

Ha sido un golpe muy duro para un niño de 10 años Mari Trini Jiménez, madre del paciente
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La familia de David reside en la provincia de Granada. Su madre, Mari Trini Jiménez ha alquilado un piso en Valencia para acompañar al niño durante la convalecencia y el proceso de rehabilitación, hasta que reciba el alta y “salga andando por su propio pie”, como ha señalado a Efe. “Ha sido un golpe muy duro para un niño de 10 años. El doctor Cavadas me ha dado confianza y me ha dicho que podrá volver a andar, es un alivio para una madre”.

En julio de 2011, Pedro Cavadas practicó en el hospital La Fe de Valencia el primer trasplante de las dos piernas del mundo. Dos años antes, coordinó el primer injerto de cara, mandíbula y lengua.  En noviembre de 2006 logró acometer el primer trasplante bilateral de antebrazos y manos en una mujer.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS