Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un modelo privado tras el ERE

Sindicatos y consejeros de la oposición se temen la externalización de toda la parrilla salvo los informativos y denuncian la línea continuista de Fabra en la manipulación informativa

Protesta de trabajadores de RTVV ante la amenaza del ERE.
Protesta de trabajadores de RTVV ante la amenaza del ERE.

Canal 9 cerró el mes de mayo con una audiencia del 5%, 0,9 puntos menos que el mes anterior. Las cifras de espectadores se han estancado a la baja durante el último año, sin que la dirección de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) haga nada que ayude a combatir la desidia. Ante la situación de quiebra de la televisión pública, con una deuda de más de 1.200 millones de euros, el relevo en la presidencia de la Generalitat tras la dimisión de Francisco Camps en julio de 2011 no ha supuesto ningún cambio de rumbo en Canal 9. Ni se han rebajado los niveles de manipulación de los informativos, según denuncian los sindicatos y los consejeros de la oposición, ni se ha propuesto un nuevo modelo empresarial que vaya más allá del expediente de regulación de empleo (ERE) que puede acabar en unas semanas con dos tercios de su plantilla. La ley que propone el PP para la futura RTVV apunta, sin embargo, a un modelo de gestión privado que externaliza la mayor parte de la producción.

“La línea informativa prácticamente no ha variado nada”, asegura Rafael Xambó, miembro del consejo de administración de RTVV a propuesta de Compromís. Y pone como ejemplo la escasa cobertura del fraude de los fondos de cooperación en la consejería que dirigía Rafael Blasco, portavoz del PP en las Cortes Valencianas. Xambó también lamenta la falta de un modelo empresarial eficaz, puesto que se está planteando un ERE mientras se contrata al periodista Jesús Montesinos para presentar en Canal 9/24, que tiene una audiencia que oscila entre el 0,1% y el 0,2%, L@ Nit, “un programa de entrevistas que son publirreportajes de empresarios”.

Y opina que si no se ha presentado ya el ERE es porque la comisión de Empleo del Senado va a aprobar una enmienda a la Reforma Laboral que implica que los empleados públicos por oposición serán los últimos despedidos, lo que impediría a la dirección hacer una purga con los trabajadores menos dóciles. “Hay personas que no saben hacer la o con un canuto y lo único que hacen es vigilar a sus compañeros”, explica el consejero, “y ahora están acojonados”. Y añade que la intención del PP era despedir a los veteranos y quedarse con los trabajadores puestos a dedo: “Ahora van a tener que despedir a los suyos”.

El consejero propuesto por Esquerra Unida, Guillermo Sampedro, apunta que no solo la enmienda del Senado ha podido frenar un ERE que la dirección del ente anunció que presentaría en la primera quincena de junio. El argumento de que “no hay dinero para pagar las indemnizaciones” también coge peso en las últimas semanas. Al Consell le falta liquidez y Canal 9 está en la ruina, también por la caída de la publicidad. Entre los dos grandes grupos, el de Tele 5 y Cuatro, y el de Antena 3 y La Sexta, acaparan más del 90% de la tarta publicitaria.

Por su parte Consuelo Català, consejera a propuesta socialista, también cree que la enmienda puede echar al traste la intención del PP de “seguir usando Canal 9 como su cortijo”. Català explica que Garrigues, el despacho de abogados que implantará el ERE al ganar un concurso por 125.000 euros, hará un planteamiento profesional pero duda que los populares lo consientan: “Querrán hacer la cuadratura del círculo para seguir controlando la televisión con los suyos y sin rendir cuentas”.

La consejera entiende que se extienda “la sensación ciudadana de que, para lo que sirve Canal 9, mejor que se cierre”, pero argumenta que “RTVV tiene que ser un instrumento público para vertebrar la Comunidad Valenciana, al igual que lo ha sido TV3 en Cataluña”. Por eso, afirma que “hace falta un nuevo modelo de transparencia” en contraposición al del PP, “que ha usado la televisión endeudándola para financiar los grandes proyectos que beneficiaban solo a sus intereses, como la fórmula 1 o la visita del Papa”.

Desde el comité de empresa, Ignacio Ángel, de CC OO, explica que los trabajadores de RTVV pueden hacer una televisión de calidad y sostenible. “Lo que no puede ser es que la misma dirección que ha llevado a Canal 9 a la ruina económica y moral es la que se está empleando a fondo para definir, organizar y ejecutar un ERE”. Además, recuerda, que la actual dirección es heredera de la que ahora figura en la Audiencia Nacional con cuatro imputados en el caso Gürtel por el posible amaño de un contrato de 7,4 millones de euros en la visita del Papa.

Ángel, que lamenta “la situación de estrés y desgaste mental y anímico” que supone desde hace muchos meses la incertidumbre del ERE, insiste en que los trabajadores deben seguir manifestando su malestar a base de protestas y huelgas como la que este fin de semana buscaba que no se emita la cremà de las Fogueres.

“Es una indecencia y un alarde de sadismo que un año después de anunciar el ERE no se diga nada”, explica por su parte Jaume Muñoz desde Intersindical, “a nivel personal, a nivel familiar y a nivel profesional es una auténtica salvajada”.

De cualquier forma, el nuevo Estatuto de RTVV que ha empezado a tramitar el PP en las Cortes, y que aprobará usando su mayoría absoluta, consagra la televisión, según las personas consultadas, a la gestión privada. “Se quedarán con una plantilla de 500 trabajadores, sobre todo para hacer los informativos”, asegura Sampedro, “y el resto de la parrilla se privatizará”.

Xambó coincide en el augurio: Tener al personal “manga por hombro” y contratar productoras externas. “Van a externalizar todo lo que puedan, con la nueva ley van a crear tantas filiales como quieran con entrada de capital privado, se las van a dar a todos los grupos mediáticos de la derecha”, asegura. Y menciona una constelación de cadenas ultraconservadoras en ruinas que pueblan ahora las TDT con exaltados debates. Muñoz cree que el modelo planteado es tan abierto, que permitiría al PP tanto hacer una televisión como la de ahora, o incluso con mayor producción propia y toda en valenciano, como privatizarlo todo y “hacer un Nodo de 20 minutos”.