Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hábitat Urbano rectifica y no hará pisos en Prosperitat

Los vecinos rechazan más viviendas en el barrio y demandan equipamientos

El solar de Prosperitat reivindicado para equipamientos
El solar de Prosperitat reivindicado para equipamientos

A veces, la presión vecinal surte efecto y logra que el Ayuntamiento rectifique sus planes. Algo así ha ocurrido con la isla de viviendas sostenible que el área de Hábitat Urbano había previsto realizar en un solar del barrio de Prosperitat, en la confluencia del paseo de Valldaura y Río de Janeiro de Barcelona. El solar es de unos 12.000 metros cuadrados y el área de Hábitat Urbano quería destinar 7.000 metros cuadrados para levantar pisos dotacionales para la tercera edad. Nada más lejos de las reivindicaciones vecinales que, además, vienen de lejos. El solar en cuestión fue comprado por el Consistorio a Renfe con la intención inicial de destinarlo a zona verde y equipamientos. En 2003, el entonces gobierno tripartito de la ciudad cambió de idea y proyectó levantar pisos. Los vecinos se movilizaron en contra. Hace cuatro años lo volvieron a hacer cuando el Ayuntamiento, también socialista, modificó el plan para construir pisos dotaciones y equipamientos. En esas movilizaciones, los vecinos contaron con el apoyo decidido de CiU, entonces en la oposición, y con Antoni Vives, ahora teniente de alcalde de Hábitat Urbano, respaldándoles de forma muy proactiva. De ahí que no pudieran dar crédito a que el actual gobierno recuperara aquel proyecto con la salvedad de que la construcción seguiría criterios sostenibles.

“Nos opusimos por los mismos motivos: el barrio tiene suficientes pisos dotacionales para la tercera edad y para jóvenes y, en cambio, el casal de jóvenes sigue en barracones y hacen falta más equipamientos, entre ellos una guardería municipal”, razonaba Ricardo Domingo, de la asociación de vecinos de Prosperitat. Muy cerca de esa manzana, se edificó un bloque de 14 plantas de pisos dotacionales para la tercera edad que permanece cerrado.

La oposición vecinal se mantuvo firme y en la última comisión de seguimiento el gerente de Hábitat Urbano, Vicente Guallart, les comunicó que no se harán viviendas, sino equipamientos en edificios que seguirían criterios de autosuficiencia energética y sostenibilidad. Unos 1.000 metros cuadrados se destinarán al anhelado casal de jóvenes y todavía se discute el uso del resto de la edificabilidad que cabe en el solar, señalaron fuentes municipales.

 

El solar de Prosperitat reivindicado para equipamientos. / marcel·lí sàenz