Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un menor resulta herido después de que otros dos le cortaran los frenos de la bici

El joven, de 14 años, se estrelló contra un frontón el pasado viernes en Legazpi

Danel A., un chaval de 14 años de Legazpi, se encuentra hospitalizado con heridas de gravedad, después de que el pasado viernes chocara con su bici contra la pared de un frontón. El joven no pudo frenar después de que supuestamente otros dos compañeros del mismo instituto le cortaran los frenos de la bici. La Fiscalía de Gipuzkoa ha abierto diligencias para esclarecer los hechos y ha imputado a los otros dos chavales, también de 14 años, un delito de lesiones, según informó ETB. La Ertzaintza también mantiene una investigación abierta para dilucidar que sucedió.

Danel A. se precipitó con su bicicleta sobre las 15.00 del viernes por la cuesta Muru, una pronunciada pendiente del municipio, que desemboca en el barrio de San Martín, y ante la imposibilidad de frenar, el joven se estrelló contra la pared de un antiguo frontón. El lugar donde sucedieron los hechos se sitúa en las proximidades del Instituto Olazábal, el centro en el que Danel A. y los otros dos jóvenes implicados en el suceso cursan estudios.

“Al parecer sucedió al salir de clase. Los tres iban al mismo instituto”, apuntaron algunos de los residentes de la zona en la que sucedieron los hechos. “Bajar esa cuesta sin frenos... Es imposible. El pobre no pudo hacer nada, qué podría haber hecho, nada”, aventuraban otros vecinos.

El joven sufrió diversas heridas en la cabeza y manos y fue trasladado de urgencia al Hospital Donostia, donde permanece ingresado desde entonces. El centro no quiso hacer ayer ningún balance del estado de salud del chico y su evolución.

La noticia se extendió rápidamente a lo largo del fin de semana por las calles del municipio guipuzcoano. Muchos en Legazpi conocen al joven, o a algún miembro de su familia, ya que su madre es andereño de uno de los colegios de la localidad. Danel A. es “un chico sencillo, educado, bueno, muy correcto”, según contaban los vecinos de su calle, que todavía siguen sin explicarse como ha podido suceder algo así.