Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament investigará cómo han usado bancos y cajas el dinero público

Solo CiU se opone a crear una comisión y el PP estudia si apoyarla o no

Los dos partidos tendrían mayoría para vetar algunas comparecencias

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell
El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell

El Parlament investigará la gestión de los bancos y las cajas de ahorro catalanas en los últimos años, así como el proceso de reestructuración vivido y el uso que han hecho de las ayudas públicas recibidas. Cinco de los siete partidos del arco parlamentario —Partit dels Socialistes, Esquerra Republicana, Iniciativa-Esquerra Unida, Ciutadans y Solidaritat Catalana per la Independència— han reclamado que se constituya una comisión de investigación, y con el reglamento del Parlament en la mano, nada lo puede impedir. Pero, superada la primera fase, ahora queda entrar en el detalle y determinar el alcance de la comisión y los términos en los que trabajarán los diputados.

La petición de tres grupos parlamentarios basta para que la comisión quede creada de manera automática, y hoy por la mañana se registrará en el Parlament. Después será la mesa la que dé la luz verde a su composición y funcionamiento. No se descarta que pueda empezar a trabajar incluso antes de vacaciones, pese a que CiU y el PP no se sumaron al acuerdo del resto de los partidos. La composición de la comisión será proporcional al número de escaños en el Parlament, por lo que es muy probable que nacionalistas y populares cuenten con mayoría suficiente para vetar algunas comparecencias.

Los partidos que reclaman la comisión invocan el artículo 120 del Estatuto, que atribuye a la Generalitat la competencia sobre las cajas de ahorro con domicilio en Cataluña. Iniciativa, Ciutadans y SI quieren preguntar a los representantes de las entidades por los productos de riesgo vendidos, en especial por las denominadas participaciones preferentes. También desean plantear cuestiones sobre las indemnizaciones millonarias recibidas por los directivos de cajas rescatadas con dinero público y sobre cómo han gestionado las ayudas públicas. 

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, abrió anteayer la puerta a la comisión de investigación. “No estamos cerrados a mirar al pasado, a discutir este tema en el formato que sea necesario, y si este formato es el de comisiones de investigación, pues podemos hablar”, apuntó. El mismo trueque dialéctico que usó CiU para justificar su negativa a la comisión, con el argumento de que ya hay comisiones en el Parlament donde tratar de estos temas. Los nacionalistas ya habían rechazado crear una comisión similar en el Congreso para Bankia, saliendo, una vez más, a socorrer al PP. Josep Antoni Duran Lleida lo justificó afirmando que la investigación judicial no es compatible con la política, aunque obvió que tanto en el Congreso, con motivo del atentado del 11-M, como en el Parlament, con el caso Palau, se solaparon ambas investigaciones.

El PSC asume que Narcís Serra debe explicar su gestión al frente de Caixa Catalunya

La piedra en el zapato que supone para CiU la comisión parlamentaria se llama Arcadi Calzada, exvicepresidente del Parlament y del Palau de la Música, entre otros cargos, antes de pasar a presidir Caixa Girona y tener un mandato más que polémico. La entidad acabó absorbida por La Caixa.

En el caso del PSC, tampoco resulta cómoda la creación de la comisión, aunque los socialistas la acabaron aceptando finalmente tras un relativo debate interno en el grupo parlamentario. Su handicap se llama Narcís Serra, exacalde de Barcelona y exvicepresidente del Gobierno del PSOE, antes de recalar como presidente de Caixa Catalunya entre 2005 y 2010.Su gestión también generó una enorme polémica, tanto por el sueldo que percibió como por el blindaje que obtuvo al abandonar el cargo, cuando se produjo la fusión con Caixa Manresa y Caixa Tarragona.

Mientras, Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular en Cataluña, sopesa si apoyar o no la comisión porque tiene un papel delicado: por una parte, su partido ha rechazado crear una en el Congreso sobre el caso Bankia, pero a la par ella siempre ha criticado las ayudas de más de 8.000 millones de euros que, según sus cálculos, han recibido las cajas catalanas. Incluso el PP catalán detalló esas inyecciones de dinero cuando el Gobierno catalán arremetió contra el caso Bankia. “Hay que investigar, pero investigar todo”, alegó el martes la líder popular. Fuentes del partido reiteraron  que comparten el objetivo de la comisión porque persigue la transparencia, pero que la cúpula popular está ahora analizando qué decisión tomar, informa Àngels Piñol.

El modelo de cajas catalán se ha desmoronado en solo cinco años: solo La Caixa, convertida en Caixa Bank, ha aguantado el tirón. Del resto, ni una se salva: Catalunya Caixa es el resultado de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, y está en proceso de subasta tras recibir 2.968 millones del FROB. Unnim, unión de Manlleu, Sabadell y Terrassa, ha sido absorbida por el BBVA. La pequeña Caixa Laietana representa un 2% de Bankia. Y Caixa Penedès está integrada en el grupo Mare Nostrum.

La situación, a la que se suman todas las malas praxis bancarias acumuladas durante la crisis, ha motivado la comisión de investigación. La liebre la levantaron ayer Ciutadans, Solidaritat e Iniciativa, lanzando la propuesta a la que finalmente se unió ERC, tras lograr que el objetivo de la comisión fuera acotado a cuatro grandes líneas: participaciones preferentes, créditos de alto riesgo, indemnizaciones millonarias y fusión de cajas.