Tarifa vuelve a estar dividida

Los vecinos discrepan sobre el plan para el entorno de Valdevaqueros Ya ocurrió con una instalación eléctrica y la ampliación del puerto

El alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil, explica ayer a los vecinos el proyecto urbanístico de Valdevaqueros.
El alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil, explica ayer a los vecinos el proyecto urbanístico de Valdevaqueros. A. CARRASCO (EFE)

La polémica por la aprobación del plan parcial de Valdevaqueros, en Tarifa, ha servido para dividir, una vez más, a este municipio gaditano. El Ayuntamiento convocó este lunes a los ciudadanos en la plaza de Santa María —bajo el lema La verdad sobre Valdevaqueros— para ofrecer detalles del mencionado plan urbanístico que permite la construcción de 1.423 plazas hoteleras y 350 viviendas. El alcalde tarifeño, el popular Juan Andrés Gil, insistió una vez más en que “el desarrollo previsto no toca la playa, ni el Parque Natural del Estrecho”. Durante el acto se repartieron gráficos e infografías sobre el proyecto. Este encuentro se produjo solo horas antes de que la plataforma opositora al plan inicie con motivo del día mundial del medio ambiente, que hoy se conmemora, una campaña de captación de simpatizantes en las redes sociales.

Aunque con argumentos distintos, Tarifa revive días de división entre sus habitantes. Entre 1995 y 1997, se produjo el mayor enfrentamiento entre vecinos de este municipio por la instalación del primer tendido de interconexión eléctrica entre España y Marruecos. Tarifa se lanzó a la calle ante el anuncio del Gobierno central de llevar a cabo unas obras que afectarían de lleno a la playa de Los Lances, junto a la de Valdevaqueros.

En aquella ocasión, los posibles daños a la salud y piscícolas causados por la instalación del tendido de 400.000 voltios contaban con la oposición de la mayoría de los ciudadanos, principalmente pescadores. Pero otra parte del municipio consideró que la instalación del cable submarino supondría el despegue económico de la localidad, gracias a las compensaciones que ofrecían el Gobierno y la empresa Red Eléctrica de España.

El alcalde convoca a los vecinos para explicar el nuevo proyecto urbanístico

La Plataforma Anticable de Tarifa consiguió, a través de un referéndum oficioso, que se impusiese el no al proyecto. Aunque la participación fue pobre, ya que solo 4.007 ciudadanos se pronunciaron en contra del tendido. Eso sí, la victoria de los opositores fue aplastante. Solo 147 tarifeños se mostraron a favor.

Pero la consulta no sirvió de mucho. Las obras siguieron tras permanecer dos años paralizadas por la oposición de los vecinos, que se mantuvieron en contra a pesar de que Red Eléctrica de España modificó tres veces el trazado, ofreció 10,8 millones de euros de compensación al pueblo y aportó el aval de estudios científicos que ratificaron que el cable era prácticamente inocuo para la población y la pesca.

Otro momento de confrontación entre la población tarifeña se vivió entre 2009 y 2011, cuando la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras puso sobre la mesa una obra de ampliación del puerto de la localidad. El proyecto aún sigue pendiente de las modificaciones correspondientes tras haber sido rechazado por el Ministerio de Medio Ambiente.

La controversia también ha acompañado a este proyecto portuario, en el que se prevé invertir 200 millones de euros, para triplicar su tamaño actual y generar 2.000 puestos de trabajo. La división sobre este proyecto llegó a provocar un enfrentamiento físico, al igual que ocurrió con el conflicto del cable. El artista tarifeño Guillermo Pérez Villalta, contrario al proyecto, fue agredido junto a su pareja, Fernando Boix, a las puertas de la sede del PP. Pérez Villalta y Boix fueron increpados por tres hombres, a los que molestaron unas declaraciones del artista. Pérez Villalta había dicho que el hecho de que algunos creyeran que el puerto sería bueno para Tarifa se debía “al grado de incultura del pueblo”.

En el caso de la ampliación del puerto se crearon dos plataformas, una a favor y otra en contra. La primera alega que el empleo local se vería beneficiado y la otra que la ampliación es incompatible con la preservación del Parque Natural del Estrecho. El Ayuntamiento está a favor del proyecto. El ministerio tendrá que decidir sobre el futuro de este proyecto.

La Junta insiste en “preservar” la zona

El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, insistió este lunes en que el interés del Gobierno autonómico es “preservar aquello que es preservable”, en relación con el entorno de Valdevaqueros, en Tarifa (Cádiz), que, en su opinión, “es perfectamente compatible con el desarrollo sostenible para futuras generaciones”. El consejero subrayó que Andalucía cuenta con “un medio natural que hay que preservar y tenemos zonas costeras muy dañadas y sometidas a fuerte estrés medioambiental”. Planas, quien ya ha dicho en varias ocasiones que la Administración será muy rigurosa con este proyecto, se pronunció así este lunes en Córdoba, donde presentó el dispositivo del plan Infoca.

El consejero apostó por “defender lo que tenemos y particularmente aquellas zonas que están en este momento no tocadas tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para preservarlas”, a lo que añadió que “el medio natural es fuente y generador de riqueza, es un medio para conseguir desarrollar también el empleo vinculado a la economía sostenible en sus múltiples formas, como el ecoturismo o la protección del medio natural”.

Por tanto, proteger estas zonas es “una prioridad”, tal y como apuntó el consejero, quien valoró que “Andalucía tiene más del 30% de la superficie protegida, dos parque nacionales, 25 parques naturales, nueve reservas de la biosfera, 45 monumentos naturales y 25 humedales”, entre otras áreas protegidas. Será el departamento de Planas el que tenga que evaluar el desarrollo del polémico plan urbanístico en Valdevaqueros.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50