Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego devora 670 hectáreas de bosque de pinos en Benagéber

La Generalitat da por controlado el incendio después de tres dias

El consejero de Gobernación apunta a que el siniestro ha sido provocado

Un total de 300 personas participan en las labores de extinción

Una de las avionetas del dispositivo de extinción coge agua del pantano para luego sofocar el fuego.
Una de las avionetas del dispositivo de extinción coge agua del pantano para luego sofocar el fuego.

El fuego declarado el viernes en la comarca de los Serranos se enrocó el domingo en Benagéber pero fue oficialmente dado por controlado a las 21.00 horas del domingo, según informó la Consejería de Gobernación a primera hora del lunes, después de devorar 670 hectáreas de bosque de pinos. Los 300 efectivos que trabajaban en la extinción han luchado durante tres días consecutivos para frenar las llamas. El foco más complicado, en una zona escarpada de Benagéber, pegada al pantano, dificultó los trabajos de las brigadas de tierra que, prácticamente, no pudieron trabajar por la dificultad del terreno y la importancia de las llamas.

El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, confirmó a las siete de la tarde del domingo que la investigación sobre las causas del suceso apuntaba a que había sido provocado. Los términos municipales afectados por las llamas son Chelva, Tuéjar y Benagéber, aunque este último es el más afectado en superficie quemada. El consejero resaltó que no ha habido que lamentar daños personales ni materiales, si bien el fuego se ha cebado con una zona de bosque de pinos de alto valor ecológico.

Lo prioritario, dijo Castellano, es enfriar los frentes estabilizados y evitar que el tercer foco se extienda más. El viento de poniente dificultó los trabajos durante buena parte del domingo. El descenso de las temperaturas por la tarde y la tormenta caída sirvieron, sin embargo, para enfriar el terreno y favorecer el control del fuego.

En las labores de extinción del incendio, que comenzó sobre las tres de la tarde del viernes en Chelva, han trabajado cerca de 300 personas y 17 medios aéreos (8 helicópteros y 9 aviones). Diez brigadas; dieciséis autobombas y una nodriza; tres pelotones de la Unidad Militar de Emergencias (UME); cuatro dotaciones de bomberos voluntarios, el Consorcio de Bomberos de Valencia, así como coordinadores, técnicos de emergencias y de prevención.