Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garitano inaugura su primera autovía destacando que “vertebra Euskal Herria”

Aunque cuando un mandatario inaugura una carretera suele aludir a las ventajas que tiene para agilizar el tráfico o mejorar las comunicaciones, Martin Garitano prefirió darle ayer un tono más político al primer acto de este tipo que preside en la legislatura. El diputado general guipuzcoano abrió oficialmente parte del eje Beasain-Bergara (GI-632), que hoy se estrena al tráfico de vehículos, con el argumento de que, si bien la crisis obliga a pensar en detalle la ejecución de nuevas infraestructuras, este nuevo vial “vertebra Euskal Herria”.

“Para la Diputación es muy importante construir ese nuevo eje”, porque, además de conectar comarcas del territorio, también comunica zonas de Gipuzkoa con Bizkaia, Navarra y Álava, resaltó Garitano. El diputado general insistió así en que se trata de una “infraestructura para la vertebración y estructuración interna de Euskal Herria”.

“Estamos viviendo una crisis estructural y no coyuntural. Es el momento de analizar concienzudamente la realización de nuevas infraestructuras”, abundó. “La GI-632 tiene un gran costo, pero debemos asumirlo porque es importante para la ciudadanía vasca”, concluyó el mandatario.

Más de 57 millones

Garitano inauguró en concreto el tramo Zumarraga-Urretxu-Legazpi de la GI-632, cuya finalización completa está prevista para el 1 de abril de 2015. Con 2,1 kilómetros de longitud, de los cuales 910 metros discurren dentro del túnel de Argisao y otros 266 por el viaducto del Urola, de 15 metros de altura, ha costado más de 57,7 millones de euros.

El túnel doble de Argisao cuenta con tres galerías de evacuación, una de ellas para vehículos de emergencia, junto con un centro específico que controla en todo momento su situación.

La variante evitará el paso de unos 10.000 vehículos diarios por el centro de Zumarraga. Garitano recalcó

que la GI-632, una autovía que sumará en total 23 kilómetros con dos carriles en cada sentido, tendrá “incidencia directa en 300.000 habitantes” con lo que su “rentabilidad social es más que evidente”.

El tramo es el segundo de los cuatro que compondrán la autovía. El primero, entre Beasain y Zumarraga, fue inaugurado en 2006 con lo que, tras la apertura ahora del segundo, quedan pendientes los correspondientes a Urretxu-Antzuola y Antzuola-Bergara.