Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJ pide un refuerzo para la magistrada del ‘caso de la cooperación’

Se solicita al Ministerio de Justicia una medalla para Jesús Olarte, el secretario de gobierno destituido por Ruiz-Gallardón

La sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) acordó ayer solicitar al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un juez de refuerzo para el Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, cuya titular, Nieves Molina, lo ha reclamado para poder concentrarse en la actual fase de instrucción de la conocida como “causa de la cooperación”. Según explicó el TSJ en una nota, “el objetivo es que el juez de refuerzo se dedique mayoritariamente, y de forma transitoria, al trabajo que necesitan las causas que tramita el juzgado”. Y así Molina podría dedicarse prácticamente en exclusiva a la causa que investiga el fraude en los fondos de Cooperación concedidos por la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía cuando la dirigía el actual portavoz del PP en las Cortes.

La juez investiga a una trama de empresas que captaron al menos seis millones de euros a través de una serie de ONG que lograban las subvenciones de la Generalitat.

Además, la junta de Gobierno también acordó solicitar al Ministerio de Justicia que conceda “la Cruz de San Raimundo de Peñafort en el grado que corresponda” a Jesús Olarte, el secretario de Gobierno del TSJ que ha cesado en el cargo por decisión del propio ministerio que dirige Alberto Ruiz-Gallardón. El TSJ reconoce a Olarte “su dedicación, profesionalidad, eficacia y diligencia”, así como “su lealtad” a la institución, y reconoce “su intachable trayectoria” y su “enorme dedicación”.

Cuentas al ministerio

Por otra parte, una representación del sindicato Unión Progresista de Secretarios Judiciales (UPSJ) acudió ayer al ministerio para pedir explicaciones por el “cese fulminante”. Fueron recibidos por el secretario general de la Administración de Justicia, Joaquín Silguero, que alabó, según la UPSJ, “la exquisita profesionalidad y capacidad de trabajo”, así como “la honestidad intachable y la inmejorable trayectoria”. Paradójicamente, achacó el cese a la “pérdida de confianza”. Algunas fuentes atribuyen la destitución de Olarte a maniobras de la Consejería de Justicia para situar en puestos clave a personas afines a la Generalitat.

Más información