_
_
_
_

Brasil impide la entrada de desechos hospitalarios de Valencia

Las autoridades brasileñas procesarán a los responsables de la carga descrita como 'Otros tejidos de toallas de algodón'

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Las autoridades ambientales y de aduanas de Brasil impidieron la entrada al puerto de Itajaí, en el sureño estado de Santa Catarina, de 19 toneladas de desechos hospitalarios provenientes del puerto de Valencia, informaron hoy fuentes oficiales.

El Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama) indicó que a petición de los fiscales del control de aduanas, los desechos fueron interceptados antes de ser descargados en el puerto.

En un comunicado, el organismo regulador indicó que las toneladas de basura hospitalaria provenían del puerto español de Valencia y los responsables de la importación serán procesados y multados judicialmente, con un plazo de sesenta días establecidos para devolver la carga al país de origen.

"La carga era descrita como `Otros tejidos de toallas de algodón´, con una composición del 100% de algodón y destinados a la fabricación de pequeñas toallas de colores", señaló el Ibama.

No obstante, apuntó el organismo, "el material importado de España estaba compuesto por productos acabados y, entre otros, había toallas de baño y uniformes, todos ya utilizados y descartados como residuos, en razón a las pésimas condiciones de conservación".

El material tenía la marca de varios hospitales españoles y viola, según el Ibama, "la Convención de Basilea sobre tráfico de residuos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

"El producto cuestionado debería haber sido tratado y destinado adecuadamente en el propio país de origen y, en estos casos de tráfico ilegal, para evitar los riesgos a la salud y el medio ambiente, la carga deberá ser devuelta a España", resaltó el comunicado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_