Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernácer carga contra Emarsa y la Emshi por su imputación

La abogada de la entidad metropolitana ve "bastante difícil" que pudiera permanecer al margen

El abogado del extécnico asegura que sufre “un calvario” y que desea acudir a declarar

“Si el consejo de administración del Emshi (Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos) y Emarsa (gestora de la depuradora de Pinedo) hubieran ejercido una verdadera y real vigilancia y control sobre la depuradora de Pinedo los hechos acaecidos nunca hubieran sucedido”. El recurso de apelación contra la imputación de Ignacio Bernácer, exjefe de explotación de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Generalitat Valenciana (Epsar), carga contra los responsables del ente metropolitano y contra los responsables de la depuradora de Pinedo por dejación de funciones en la supervisión de la gestión de Emarsa para esquivar su supuesta responsabilidad en el caso.

El abogado de Bernácer sostiene que su defendido es un mero técnico cuya función era controlar la financiación y los costes de explotación de la depuradora de Pinedo pero solo en relación con el buen funcionamiento de la planta.

Bernácer fue imputado en el caso Emarsa junto a Juan José Morenilla, exgerente de la Epsar, a petición de la Emshi, un organismo en el que el Ayuntamiento de Valencia tiene casi la mitad de la representación y que está ampliamente controlado por el PP.

"Participación esencial"

La abogada de la Emshi argumentó que “es bastante difícil entender que los señores Morenilla y Bernácer pudieran permanecer al margen de lo que estaba sucediendo en Emarsa; es más, todo apunta a que su participación fue absolutamente esencial en la organización del fraude”, que derivó en el saqueo de al menos 25 millones de euros de fondos públicos.

La Epsar tiene encomendada la recaudación del canon de saneamiento y la distribución de las cantidades necesarias a las administraciones y entidades que explotan las depuradoras. Según la Emshi, los dos directivos de la Epsar “tenían la obligación de analizar la documentación que Emarsa les remitía”, pero “dejaron al margen a la Emshi” y le ocultaron información “de manera intencionada”.

Bernácer sostiene que aportará al juzgado todo lo necesario para justificar que la Epsar desconocía el fraude y pide declarar “lo más pronto posible” para poner fin al “calvario” que sufre.

 

 

Más información