Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al macrocentro de Alcorcón

El Consistorio rescinde el contrato con las constructoras del Centro de las Artes

El alcalde del PP alega que la deuda municipal impide acabar el CREAA

Vista panorámica del CREAA de Alcorcón. Ampliar foto
Vista panorámica del CREAA de Alcorcón.

El Ayuntamiento de Alcorcón (168.500 habitantes) ha dado la puntilla, al menos de momento, al futuro macrocomplejo de ocio que levantaba junto a los castillos de Valderas. El Centro de Creación de las Artes (CREAA), un proyecto de 66.000 metros cuadrados y con una inversión prevista de unos 130 millones de euros, ha entrado en vía muerta. El Consistorio ha firmado un documento privado y sin publicidad con las constructoras FCC y Ferrovial por el que resuelve el contrato e indemniza a las dos adjudicatarias. Esto le ha supuesto a las arcas municipales unos cinco millones de euros. Las obras, por tanto, han quedado paralizadas hasta que un futuro inversor se haga cargo de los cerca de 40 millones que son necesarios para concluirlas.

El futuro macrocentro fue una idea del anterior regidor, el socialista Enrique Cascallana, que destinó parte de las plusvalías de la Empresa de Gestión Inmobiliaria de Alcorcón (EMGIASA) para levantar un complejo que estaba destinado, según su proyecto, a convertirse en referencia cultural no solo en España sino de Europa. Para ello sacó un concurso de ideas, en el que resultó ganador un diseño que suponía soterrar gran parte del edificio para no causar un gran impacto visual en la zona.

La idea del CREAA partió del anterior regidor, el socialista Enrique Cascallana

El cambio de Gobierno, con la llegada del PP con mayoría absoluta, hizo cambiar de rumbo las perspectivas de terminar el CREAA. Desde el primer momento, el actual alcalde de Alcorcón, David Pérez, se opuso a esa macroobra y aseguró que el Ayuntamiento, con una deuda galopante, no podía destinar ni un euro a su finalización. El Consistorio ha estado tanteando a diversas empresas y fundaciones, pero ninguna ha mostrado interés por gestionar ese centro que dispondría de un teatro, un circo estable y escuelas de formación artística, entre otras instalaciones.

Desde hacía meses, las obras estaban paralizadas, pero la renuncia definitiva llegó hace unas semanas —el pasado 9 de marzo—, cuando las tres partes afectadas por el CREAA (EMGIASA, FCC y Ferrovial) firmaron el contrato privado de denuncia del contrato de las obras. Este fue rubricado por la consejera de la empresa municipal, Susana Mozo Alegre, y por los representantes de las dos constructoras, que formaron una unión temporal de empresas (UTE) para levantar el complejo.

El contrato recoge que el Ayuntamiento se sumará al plan puesto en marcha por el Gobierno central para financiar el pago a los acreedores de las entidades locales. “Como consecuencia de la resolución del contrato a instancias de EMGIASA nace la obligación de la misma de abonar al contratista [las dos constructoras] 33.993.505 euros”, recoge el documento. De esa cantidad, 24 millones corresponden a certificaciones y facturas contabilizadas y otros 4,1 a la devolución de las retenciones en metálico. Unos 3,4 millones lo recibirán ambas empresas por los gastos ocasionados en enero y febrero, las instalaciones de obra no amortizadas, su retirada y las provisiones de material de obra. Solo por el lucro cesante les reportarán 1,6 millones.

El complejo incluía un teatro, un circo estable y escuelas de formación

“Las cantidades anteriores serán satisfechas en especie, mediante la dación en pago de la deuda, de bienes inmobiliarios, libres de todo tipo de cargas e impuestos, o en su caso y siempre a la elección de la UTE CREAA de otros productos inmobiliarios, aunque consten con algún tipo de carga registral”, recoge el contrato.

El documento también especifica que, tras la firma del mismo y cumplido el pago, las partes “quedarán liberadas de cualesquiera obligaciones” y que no emprenderán ninguna acción que conlleve el incumplimiento de lo pactado. El Ayuntamiento se compromete además a devolver los avales y a recepcionar las obras ejecutadas hasta el momento, casi un 74% del total. Y todo ello, en el más absoluto secreto, pese a ser una obra pública. “Tanto la existencia y el contenido del presente contrato como la información a la que las partes hubieran tenido acceso con ocasión de su celebración, tienen carácter confidencial, por lo que no podrá revelarse a terceros ni utilizarse para fines distintos al estricto cumplimiento del presente contrato sin el previo consentimiento por escrito manifestado por ambas partes”.

Las empresas adjudicatarias serán indemnizadas con cinco millones

“El capricho de David Pérez por aniquilar el CREAA supondrá a los alcorconeros un coste de cinco millones de euros y tirar a la basura otros 94 millones de euros ya invertidos en este proyecto destinado a la cultura y al empleo”, critica la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Alcorcón, Natalia de Andrés. “El alcalde ha mentido, inflando las cifras para desprestigiar un proyecto socialista que hubiera significado un impulso para Alcorcón”, añade la edil socialista.

El alcalde de Alcorcón ha mantenido desde hace tiempo que el Ayuntamiento no puede emplear más dinero en el CREAA cuando no hay ni un proyecto cultural definido. “Está mal concebido, mal planificado y no tiene ni un proyecto cultural para cuando se terminen las obras. El PSOE se dejó llevar por sus planes megalómanos y no se dio cuenta de que estaba haciendo una obra desproporcionada”, concluye el regidor. La deuda de Alcorcón solo con proveedores asciende a 120 millones (712,2 euros por habitante).

Para finalizar el proyecto se busca a un inversor que aporte 40 millones

Mientras, las obras del macrocentro están paradas sin fecha. A principios de abril fueron detenidos nueve jóvenes (ocho de ellos, menores) que entraron en los edificios y rompieron cristales y puntos de iluminación. “Ese es el futuro que le espera a las obras como no se ponga remedio pronto”, apostilla De Andrés.