Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La matrícula universitaria en un máster subirá hasta un 197%

Un estudio de la UJI evalúa el impacto de la subida de tasas académicas para los estudiantes aprobada por el Consell

A falta de datos contrastados del porcentaje de coste por matrícula que paga un estudiante universitario matriculado en el sistema público valenciano, un estudio de la Universitat Jaume I de Castellón ofrece una radiografía del impacto que tendrá la subida de tasas del 20% aprobada por la Generalitat, por ciclos, niveles y tipos de experimentalidad de las carreras. Según este trabajo, “el aumento medio para estudiantes de uno o dos ciclos o de grados será del 62,15% y el aumento medio para un estudiante de máster es del 197,32%”.

Esto significa que el efecto de la subida propuesta por la Consejería de Educación sobre la matrícula de los estudiantes, como se recoge en la tabla anexa, encarecerá los títulos sobremanera. Por ejemplo, si se trata de un grado de experimentalidad 1 —en el que se encuentran los estudios de Administración de Empresas, Ciencias Políticas, Comunicación Audiovisual, Filologías, Historia, Educación Social o Magisterio— el alumno a tiempo completo que estudia 60 créditos anuales pasará a pagar de 879,79 euros a 1.426,56.

Conforme avanza la experimentalidad del título el precio casi se duplica. Por ejemplo, en el grado con experimentalidad 5 —carreras como Farmacia, Medicina, Odontología o la diplomatura de Enfermería o Fisioterapia— la matrícula anual pasará a costar de 1.342,57 euros a 2.176,94 euros.

En los másteres, el impacto de la subida a la que se ha acogido el Consell para aplicar el Real Decreto-Ley 14/2012 del Gobierno de Rajoy, que fijaba un mínimo del 15% y un máximo del 25% el próximo curso, es “desorbitado”.

Los grados subirán

entre 600 y 1.000 euros al año

y los másteres se triplican

En el caso de un máster de experimentalidad 1, que ahora cuesta 951,35 euros, el curso que viene pasará a costar 2.828,52 euros. Si es de la máxima experimentalidad, el precio se triplica: pasando de los 3.311,44 euros a los 9.845,50 euros, que calcula el estudio de la Jaume I, tras aplicar la subida aprobada por el Consell. “En estos casos de máster, el aumento llega a ser desorbitado, muy por encima del 66,66%”, estimado por el Ministerio de Educación.

El informe de la subida de precios toma como referencia la subvención anual que concede la Generalitat Valenciana a la Jaume I, una vez aplicado el Plan Plurianual de Financiación (PPF), un instrumento al que están sujetas las cinco universidades públicas valencianas. Según el PPF, en vigor desde 2010 hasta 2017, el 24,79% de la subvención anual proviene de resultados de investigación y, por tanto, soporta la investigación. Y el restante 75,21% va destinado a la docencia.

Con estos datos, y los ingresos por los 831.754 créditos matriculados este curso en la UJI —de los cuales el 8,91% corresponde a estudios de másteres y el restante 91,09% a grados y estudios de primer y segundo ciclo—, la universidad concluye que: “El porcentaje del coste real que paga hoy un estudiante de máster con su matrícula es del 32% y el de grado paga el 19,92% del coste real de la matrícula”.

Este análisis pormenorizado contradice los datos de la Consejería de Educación que afirma que “los estudiantes valencianos solo pagan el 15% del coste real” de la matrícula. “La consejería no ha ofrecido ningún cálculo contrastable del porcentaje de coste que abona el estudiante”, reprocha el estudio.

La Jaume I insiste en que “como la consejería no ha aportado ningún cálculo del porcentaje del coste real que paga hoy el estudiante con su matrícula, se ha generado un escenario de enorme incertidumbre sobre el impacto efectivo de los precios públicos”.

El estudio se puede extrapolar a las cinco universidades, puesto que están financiadas con el mismo PPF y los mismos precios públicos, fijados por la consejería por decreto para los títulos públicos que se imparten en la región.

Este será, pues, el escenario de partida que plantearan los rectores en la próxima reunión del Consejo de Universidades Valencianas a la consejera María José Catalá. De entrada, todos los equipos rectorales han rechazado la subida de tasas “sin un estudio preciso y transparente” y “sin una política real y potente de becas”, que garantice que todos los alumnos podrán estudiar.

Más información